MARIO ELGARRESTA: "ENRIQUE BOLAÑOS CUMPLIRÁ CON SU PROGRAMA DE GOBIERNO"

Por Claudio Urrea Tortolero / Revista Expressa, Edición Diciembre 2001


El pasado 4 de noviembre, el 58% de los nicaragüenses le dió el triunfo presidencial al empresario liberal Enrique Bolaños. Su principal contendor, el ex-dictador sandinista Daniel Ortega, fue derrotado por tercera vez, en lo que representó la reinvindicación democrática de ese país.

EXPRESSA se reunió con Mario Elgarresta, prestigioso consultor electoral que liderizó la exitosa campaña que llevó a los liberales a tomar el poder para conducir el destino de Nicaragua durante el próximo período presidencial, repitiendo así su éxito alcanzado antes en Ecuador, Perú y Venezuela.

C.U. ¿Cómo influyó en la campaña electoral del Presidente Electo Enrique Bolaños el respaldo del Presidente Alemán? Cuyo gobierno fue sistemáticamente relacionado con hechos de corrupción.

M.E. Sin lugar a dudas al inicio de la campaña las encuestas demostraban que el gobierno tenía un nivel de rechazo alto al igual que el Presidente. La estrategia nuestra fue no respaldarnos en el Gobierno sino mantener un equilibrio, no podíamos negar que era el candidato del partido de gobierno ya que Bolaños había sido vice-presidente durante cuatro años y es en el último año cuando renuncia para aspirar a la presidencia, por lo tanto eso era un hecho innegable. Lo que teníamos que hacer era mantener al candidato en la temática nacional y no en los temas de gobierno.

C.U. ¿Cuál es su balance del proceso de campaña?

M.E. Ortega se equivocó en su campaña. Debió atacar a Bolaños por su relación con Alemán y el Gobierno, y no lo hizo. La estrategia central de Ortega fue la de cambiar su imagen y comienza a tomar actitudes de cambio, lo cual era bien difícil de creer porque los hechos no iban acordes a sus palabras. Ortega decía que había cambiado con respecto a la propiedad privada, pero continuaba viviendo en la misma casa que había robado y no la devolvía. La campaña nuestra fue basada en los hechos más importantes de los problemas de los electores, el principal era el desempleo en niveles de 40%, tanto en el sector agrícola como en las zonas urbanas; otro problema era el problema social, en cuanto a la educación no hay como pagarla, tampoco hay como pagar lo básico para atender la salud; tambien esta el problema de vivienda y, por supuesto, cuando lo extiendes un poco más allá, sobre todo en Managua, empieza el problema de corrupción en niveles de un 10%. La percepción de la mayoría de los nicaragüenses era que Bolaños estaba alejado de los hechos de corrupción, porque él tiene una imagen de hombre honesto por su trayectoria de toda una vida, consideraban que hubiera podido hacer más, pero nunca que estuvo involucrado. El hecho de corrupción del gobierno no fue un factor negativo en la campaña por estas dos cosas, para mí la principal es que la imagen de Enrique Bolaños es de honestidad y la segunda fue que la campaña de Daniel Ortega fue equivocada, muy dispersa.

Ortega lo único que hizo fue crear rumores, lo primero era que iba a presentar un gabinete de lujo que nunca presentó, tambien creó el rumor de que iba a devolver la casa, que era una cosa de efecto porque iba a parecer que el señor estaba cambiando verdaderamente, pero tampoco sucedió. Nunca estuvimos preocupados en perder, pero el margen que nosostros veíamos en las encuestas era para preocuparnos algo. Hasta finales de Julio Daniel Ortega estuvo adelante, en agosto estábamos empatados prácticamente y a partir de agosto se muestra un empate técnico. Lo simpatico es que los Sandinistas querían hablar de unas elecciones de empate técnico tambien, porque estaban preparando el terreno para hacer algo en caso de que el resultado final fuera muy cerrado. Para nosotros el mes de octubre fue excelente, controlábamos la agenda, los medios, ese efecto del mes de octubre se cristaliza en las dos últimas semanas antes de las elecciones, que sin lugar a dudas, fueron totalmente positivas como lo demuestra el resultado electoral del 4 de noviembre.

C.U. ¿Cómo influyó en la opinion pública el presunto arrepentimiento de Ortega con respecto a la controversia referente a la propiedad privada?

M.E. Creó rumores pero nunca concretó. Sin lugar a dudas, para algunos expertos, el hecho de que Ortega devolviera la casa que no era suya y que había habitado por más de 20 años hubiese sido un hecho impactante pero implicaba aceptar que sí se la había robado, otros opinaban que Ortega no podía devolverla porque era un símbolo del sandinismo. Así es que siempre hubo el rumor, pero no te pudiera decir hasta donde hubiese podido incidir en la intención de voto.

C.U. ¿Cuáles fueron los lineamientos generales de la campaña de Enrique Bolaños?

M.E. Tres lineamientos generales, que eran las grandes preocupaciones. Primero el desempleo, era un problema generalizado, en unas areas más que en otras, pero a nivel nacional estaba en un 40%. Era el tema que más controlaba la agenda nacional. Los otros problemas eran en materia de bienestar social, el de salud y educación, las viviendas en un tercer lugar conjuntamente con las exigencias de caminos y carreteras para poder mejorar el transporte de los productos agrícolas a las ciudades. Para cada uno de estas necesidades nosotros planteamos una propuesta, utilizando como canales de comunicación ruedas de prensa, publicaciones, volantes y entrevistas. Hicimos énfasis en el problema del empleo durante las primeras siete semanas de campaña. Hasta esa fecha Ortega no se había dado cuenta que el problema del desempleo era lo más grave, no es sino hasta el último mes de campaña que Ortega lanza una propuesta de generar 950,000 empleos, el doble de lo que se generó en los últimos 11 años de democracia.

C.U. ¿Los sucesos del 11 de septiembre en Estados Unidos tuvieron alguna incidencia en el triunfo de Bolaños?

M.E. En una campaña electoral suceden hechos que uno no puede prever, como fue en este caso la agresión terrorista a los Estados Unidos el 11 de septiembre. Ortega esta plenamente identificado con Kadaffi, Hussein, Castro y Tiro Fijo trascienden a cualquier otras consideraciones que puedan haber. Lo que hace que después del 11 de septiembre, nosotros quisimos demostrar la gravedad que significaba esta identificación y que era el pueblo de Nicaragua quien iba a pagar un precio muy alto. Ortega si estaba contra el terrorismo tenía que haberlo demostrado con hechos y no con palabras, y los hechos hasta ese momento no eran conduncentes. Sin embargo Bolaños no tenía que demostrar que era amigo de los Estados Unidos y enemigo del terrorismo. Con la situación planteada, si Ortega hubiese ganado las elecciones en Nicaragua le hubiese sido bien difícil recibir ayuda de los Estados Unidos y Nicaragua depende, en un alto nivel, de esta ayuda bilateral como multilateral, además de habérsele presentado una crisis económica bastante rápido, porque la mayoría de los banqueros de Nicaragua estaban esperando los sucesos del 4 de noviembre y dependiendo de los resultados, dejaban o sacaban los depósitos del país, nadie estaba esperando que Ortega demostrara que había cambiado.

C.U. En líneas generales, ¿cuál es el programa de gobierno de Enrique Bolaños?

M.E. Enrique Bolaños es un hombre serio, él señaló, en más de una ocasión, que no proponía nada que no pudiera cumplir. Quizás las condiciones del país no se lo permitan, pero todo lo que propuso es factible de cumplir, la gran mayoría de las propuestas están dentro del presupuesto o están dentro de los fondos identificados que se pueden captar. Enrique Bolaños le da tranquilidad a los inversionistas. Eso se reflejó desde los primeros días de su triunfo, cuando la banca aumento sus depósitos. No sólo afirma cumplir lo que prometió en cuanto al empleo y bienestar social, sino en cuanto a la democracia, hay cosas muy significativas que son la independencia de las instituciones del estado y la lucha contra la corrupción. Enrique Bolaños mantendrá una política de enfrentamiento a la corrupción en su gobierno, eso es muy importante y yo creo que esa es la percepción que tienen las instituciones como los inversionistas en relación al gobierno de Bolaños.

C.U. ¿Cuál es el principal reto que enfrenta el Presidente Enrique Bolaños?

M.E. Para mí es la situación económica de Nicaragua y no creo que, hasta ahora, sea conocida realmente cual es la verdadera situación del país. Yo creo que ese sería el principal problema que tendría Enrique Bolaños en su gobierno, no veo otro más grande que ese, porque no me preocupa la oposición sandinista en la Asamblea, yo creo que cada institución va a jugar su rol independiente contando con lo que tiene que contar en la Asamblea.