CONSULTORES POLÍTICOS, A LA CONQUISTA DE MÉXICO

Por Ethel Riquelme/ Revista Campañas Magazine, Edición Abril 2003


Es el fenómeno más novedoso en la política mexicana y la última exportación de Estados Unidos a nuestro país. Se denominan consultores políticos, un híbrido profesional en política, mercadotecnia y comunicación, quienes conforman un mercado político global emergente donde México aparece, hoy por hoy, como el sitio más atractivo.

Esta año, la oferta de la consultoría estadounidense se ha duplicado y siguen llegando a México para incorporarse a las actividades proselitistas en todo los niveles.

¿Por qué? “Sin lugar a dudas México es un mercado muy atractivo para la consultoría, está lleno de elecciones, muchas para alcaldes, es bueno y muy novedoso para aplicar técnicas”, afirma Mario Elgarresta, presidente del Centro Interamericano de Gerencia de Campañas Políticas, con sede en Miami quien junto a Carlos Escalante y por supuesto el experimentado maestro Ralph Murphine, fundador de ese Centro, son los consultores extranjeros especialistas en América Latina.

Un profundo trabajo realizado por Fritz Plasser, Director del Centro de Investigación Política Aplicada de la Universidad de Innsbruck, Austria, patrocinado por la Fundación Konrad Adenauer, revela las razones internas y externas para que los profesionales de campaña busquen nuevos clientes fuera de Estados Unidos. Las primeras:

El agotamiento del mercado nacional. De 250 empresas especializadas a principios de los 90’s, hoy suman más de 3 mil.

La caída en los ingresos de las empresas de consultoría estadounidense por concepto de campañas que pasó de 90 por ciento a menos de 60 por ciento.

La posibilidad de obtener no sólo ingresos, sino tambien contratos muy promisorios y lucrativos después del compromiso político inicial.

El ciclo electoral estadounidense que no registra procesos federales en años impares, precisamente cuando se da la salida masiva de consultores en busca de nuevos horizontes.

El prestigio que representa haber asesorado campañas en el extranjero, especialmente presidenciales.

La búsqueda de aventuras políticas, experiencias culturales y hasta el interés por cierta sociedad o lengua, que en mucho caracteriza a los denominados expertos de área.

Y, para los consultores “superestrellas” de muy alto perfil mediático, como James Carville o Dick Morris, la oportunidad de obtener trabajo, dado que en Estados Unidos, su propia fama disuade a los candidatos de contratarlos.

Sin embargo no son infalibles. Por desconocimiento del endémico mercado electoral mexicano. James Carville, ex asesor del Presidente Bill Clinton, reconoció hace poco que se equivocó al aconsejar a Francisco Labastida durante el debete televisivo en que se mostró víctima de los ataques lanzados por Fox, cuando en México -a diferencia de EU- eso provocó una estrepitosa caída de puntos. Mientras que su colega Dick Morris, asesor de Bill Clinton y luego consultor de la campaña de Vicente Fox, tuvo enorme éxito.

La participación de la consultoría internacional no se limita exclusivamente a estrategias y operación. Mario Elgarresta –quien tambien arriba a México en esta temporada para asesorar campañas-, calcula que en los últimos dos años, el Centro Interamericano de Campañas Políticas, el único de esta especialidad con habla hispana, ha preparado en sus seminarios a más de mil candidatos y cuadros de todos los partidos bajo los modelos y conceptos de la mercadotecnia y consultoría estadounidense.