EL FORO DE SÃO PAULO CONTRA ÁLVARO URIBE

Alejandro Peña Esclusa
EL FORO DE SÃO PAULO CONTRA ÁLVARO URIBE
La crisis de marzo de 2008 apenas comienza...

Primera Edición – Abril de 2008 Ediciones Fuerza Productiva C.A. Caracas – Venezuela

Dedicatoria
Al pueblo colombiano en desagravio por todos los males ocasionados por Hugo Chávez

Los derechos legales pertenecen a Ediciones Fuerza Productiva C. A.

Impreso en abril de 2008

 

Introducción
El 1 de Marzo de 2008, las Fuerzas Militares y Policiales de Colombia llevaron a cabo la “Operación Fénix”, una acción comando contra el principal campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), ubicado en territorio ecuatoriano, dando de baja al segundo al mando de esa organización, alias Raúl Reyes.


Dado que se trataba de uno de los hombres más peligrosos en la historia del crimen organizado, era lógico suponer que los países de la región felicitarían efusivamente al gobierno de Álvaro Uribe y que decretarían un día de júbilo continen- tal, sobre todo teniendo en cuenta que las FARC son terroris- tas y narcotraficantes, y que delinquen no sólo en Colombia, sino en el mundo entero.


Sin embargo, para sorpresa de la comunidad internacional y del propio pueblo colombiano, tres países rompieron relaciones con Colombia, en señal de protesta por la operación.
Para justificar su incomprensible actitud, los gobiernos de Venezuela, Ecuador y Nicaragua, argumentaron que Colombia había violado el territorio ecuatoriano; un problema que dada la importancia de la operación se habría podido resolver fácilmente a través de los acostumbrados canales diplomáticos.


A estos gobiernos poco les importó que las FARC violen continuamente los territorios de sus respectivas naciones, para secuestrar, extorsionar o asesinar a ciudadanos inocentes.
La excusa esgrimida para romper relaciones –evidente- mente hipócrita y exagerada– confirmó lo que ya se sospe- chaba: que la afinidad ideológica entre las FARC y varios gobiernos de la región constituye más bien una alianza, basada en la coordinación permanente y en el apoyo mutuo.


Días más tarde, la información extraída de las computadoras de Raúl Reyes, incautadas durante la “Operación Fénix”, reconfirmarían plenamente las sospechas.
Los objetivos de este informe son;

Primero, mostrar que esta alianza existe desde hace al menos dieciocho años, cuando se creó el Foro de São Paulo, y que sus repercusiones y ramificaciones son mucho más profundas de lo que parecen.


Segundo, advertir al gobierno y al pueblo de Colombia –así como toda la comunidad iberoamericana que la crisis de marzo de 2008 no ha terminado, sino que apenas comienza. Lo hago con la esperanza de que la información contenida en estas páginas sirva para contrarrestar las acciones que en su contra realizarán los aliados internacionales de las FARC.


Y tercero, proponer un curso de acción para defender al continente americano del Foro de São Paulo, y a la vez aprovechar esta crisis para solucionar los problemas más acu- ciantes de la región, impulsando un renacimiento político, económico, científico y cultural.


El autor
Caracas, abril de 2008

 

1. ¿Qué es el Foro de São Paulo?


El próximo 3 de julio se cumplirán dieciocho años de la fundación de una organización política denominada el Foro de São Paulo (FSP), que agrupa a casi todas las izquierdas de Iberoamérica, incluyendo a los movimientos guerrilleros armados. Se llamó así porque su primera reunión se llevó a cabo en esa ciudad brasileña.
El FSP fue convocado por el Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil y el Partido Comunista de Cuba, con el fin de redefinir los objetivos y las actividades de la izquierda, luego de la caída del muro de Berlín y el derrumbe del comunismo en la ex Unión Soviética.
A la convocatoria acudieron originalmente sesenta y ocho fuerzas políticas pertenecientes a veintidós países lati- noamericanos y caribeños. Pero desde su primera reunión el FSP ha crecido notablemente.
En el VI Encuentro, realizado en 1996 en la ciudad de San Salvador, estuvieron presentes ciento ochenta y siete delegados pertenecientes a cincuenta y dos organizaciones miem- bros; ciento cuarenta y cuatro organizaciones invitadas representadas por doscientos ochenta y nueve participantes; y cuarenta y cuatro observadores integrantes de treinta y cinco organizaciones de América, África, Asia y Europa.
El Foro de São Paulo no posee una sede conocida, pero desde su creación ha sostenido trece encuentros en ciudades distintas, aproximadamente uno cada año: São Paulo (1990), Ciudad de México (1991), Managua (1992), La Habana (1993),

Montevideo (1995), San Salvador (1996), Porto Alegre (1997), Ciudad de México (1998), Managua (2000), La Habana (2001), Antigua-Guatemala (2002), São Paulo (2005), y San Salvador (2007). El próximo Encuentro está pautado para mayo de 2008, en la ciudad de Montevideo.


Entre las organizaciones miembros se encuentran: El Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el Polo Democrático Alternativo de Colombia, el Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil, el Frente Amplio de Uruguay, el Partido Socialista de Chile, la Izquierda Unida del Perú, el Movimiento Bolivia Libre y el Movimiento al Socialismo de Bolivia, el Partido So- cialista Ecuatoriano, el Movimiento Quinta República (MVR) de Venezuela (ahora Partido Socialista Unido de Venezuela – PSUV), el Partido de la Revolución Democrática (PRD) de México, el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) de El Salvador, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de Nicaragua, la Unidad Revolucionaria Na- cional Guatemalteca (URNG), el Partido Revolucionario Democrático de Panamá, el Movimiento Lavalas de Haití, y todos los partidos comunistas de la región, incluyendo –por supuesto el de Cuba.
Los presidentes iberoamericanos que forman parte del Foro de São Paulo son: Lula da Silva, Raúl Castro, Hugo Chávez, Tabaré Vásquez, Evo Morales, Rafael Correa, Daniel Ortega, Martín Torrijos y René Preval. Cristina Kirchner y Michelle Bachelet no pertenecen formalmente al FSP, pero sí algunos de los partidos que las respaldan.
 

El FSP alega que "no es ni pretende ser una nueva internacional, ni una estructura orgánica que impone condi- cionamientos a quienes participan, ni un transmisor de unanimidades". Pero si bien es cierto que no existe unanimidad total dentro de sus miembros como tampoco la hay en ninguna otra organización política de hecho funciona como una internacional y tiene una estructura orgánica bien orquestada. Posee un modo permanente de comunicación, un sistema de coordinación y centralización de sus actividades, una revista propia denominada América Libre y, lo que es más importante, un objetivo común claramente definido: la toma del poder en Iberoamérica.

1
Los integrantes del Foro de São Paulo no presentan propuestas concretas para resolver los problemas de la región; y en la práctica no los han solucionado cuando han llegado al poder. Su único discurso consiste en criticar el orden existente: la globalización, el neoliberalismo, el libre comercio, el imperialismo y los partidos políticos tradicionales.
Armados de estadísticas, los miembros del FSP hablan constantemente del fracaso del capitalismo moderno:


Mientras en 1960 el 20 por ciento más rico de la población mundial disponía de un ingreso 30 veces mayor que el del 20 por ciento más pobre, hoy esa relación es de ¡82 a uno! Existen actualmente 358 per- sonas, las más ricas del mundo, cuyo ingreso anual es superior al ingreso del 45 por ciento de los habitantes más pobres, o sea, 2.600 millones de personas... 30 millones de personas mueren por hambre cada año y más de 800 millones están subalimentadas.

2
Argumentan que tales contradicciones no podrán sostenerse y que, más pronto que tarde, el modelo neoliberal se derrumbará, dando así una oportunidad para el resurgimiento del comunismo o de alguna de sus variantes.


La ola de triunfalismo neoliberal, que, al son de trompetas y estimulada por la caída del muro de Berlín, pretendió pasar por encima de todo, debe vencer ahora resistencias cada vez más fuertes. Hay un amplio y cre- ciente rechazo social a una globalización concebida como pillaje planetario... Este orden mundial que está des- truyendo el planeta nos pone de cara a nuevos estallidos sociales.

3
En efecto, los integrantes del FSP aprovechan los esta- llidos sociales para crecer y fortalecerse, aplicando nuevas y variadas formas de lucha.
El FSP opina que la izquierda debe coordinar y centralizar las reacciones contra el neoliberalismo, provengan o no de sus propias filas, y captar las organizaciones populares que surjan como respuesta a las injusticias provenientes del modelo capitalista moderno: desde grupos pequeños que se forman para resolver un problema concreto, como la construc- ción de una escuela, hasta los movimientos más amplios que luchan por los derechos de la mujer, la preservación del medio ambiente, la defensa de los derechos de los indígenas, etcétera.


Claro está, muchas de estas “organizaciones populares” no son tales, sino simples oportunistas buscando el beneficio propio, esgrimiendo como justificación su pretendida lucha contra las “injusticias provenientes del capitalismo”.


Este reagrupamiento de carácter flexible les ha permi- tido crecer rápidamente. Según sus dirigentes, en su seno existen: fuerzas de izquierda de los más diversos orígenes, algunas con ocho décadas de historia y otras creadas recientemente; marxistas y no marxistas; de inspiración social cristiana algunas de las cuales identificadas con la Teología de la Liberación, grupos nacionalistas o de raíz anarquista; sectores desprendidos de viejos partidos históricos, liberales, socialdemócratas o demócrata cristianos; organizaciones con dilatadas trayectorias dentro del sistema político legal de sus respectivos países, otras obligadas a extensos recorridos por los caminos de la clandestinidad, entre ellas varias que en determinados períodos han tran- sitado por la vía armada.

4
Después de dieciocho años de existencia, hay suficientes elementos para juzgar las actuaciones del FSP. Ya no puede alegar que se trata de un foro de discusión y de disquisiciones teóricas, puesto que muchos de sus miembros ejercen fun- ciones importantes de gobierno. Desde su fundación, el Foro de São Paulo ha estado signado por una serie de contra- dicciones, las cuales se han profundizado con el tiempo.
El Foro de São Paulo hace de la democracia un baluar- te, pero a la vez defiende la revolución comunista cubana, rechazada en el mundo entero por ser una dictadura implacable, que ha asesinado y encarcelado a decenas de miles de opositores, y cercenado sin ninguna contemplación la libertad y la libre expresión de sus ciudadanos.


El FSP se opone verbalmente al terrorismo y la violencia, pero dentro de sus filas existen grupos guerrilleros, como las FARC y el ELN, que practican diariamente el terrorismo y la violencia. Igualmente condenan el narcotráfico, pero existen pruebas irrefutables de la vinculación de algunas de sus orga- nizaciones con la producción y comercialización de narcóticos, siendo los más conspicuos los movimientos guerrilleros colombianos. O todoslosdelFSPseidentifican con la lucha armada y con los procedimientos ilegales que utilizan los grupos más radicales del Foro. Sin embargo, en lugar de desvincularse de ellos y denunciarlos públicamente, se sientan en la misma mesa y comparten una misma estrategia de acción, lo cual de- muestra la carencia de principios sólidos y el pragmatismo que los mueve, idéntico al de los grupos políticos tradicionales que dicen combatir.


El Foro rechaza la corrupción, pero cuando sus miem- bros llegan al poder, no la combaten, sino que la acrecientan, como ocurre en Venezuela, donde se evidencia el enriquecimiento personal de los funcionarios públicos y el financiamiento ilegal para sus planes de expansión continental.


Muchos dirigentes del Foro de São Paulo se presentan como antiimperialistas, pero luego subordinan el interés de su patria a los del castro-comunismo.


La principal bandera que enarbola el Foro de São Paulo es la lucha contra el neoliberalismo, alegando que con ese modelo “las elites pueden acumular más riquezas a expensas del crecimiento de la pobreza” 5, y asegura que esa organi- zación es la alternativa popular y democrática al neolibera- lismo; pero después de 50 años de gobierno, el régimen cubano ha creado su propia elite, rodeada de privilegios, mien- tras que el resto de los cubanos vive en la más absoluta miseria.


Tantas contradicciones demuestran que el principal ob- jetivo de los miembros del Foro de São Paulo es tomar el poder, no para resolver los problemas de los marginados, cuya representación exclusiva se atribuyen, sino para usufructuarlo ellos. Irónicamente, los más perjudicados son los pobres que, aparte de sufrir un nuevo desengaño, continúan experimen- tando las penurias del subdesarrollo, pero en grado aún mayor, porque además pierden la libertad.


NOTAS
1 Baráibar, C. y Bayardi, J. “El Foro de San Pablo ¿Qué es y cuál es su historia?” (23, agosto, 2000). Disponible en: http://www.analitica.com/va/internacionales/noticias/7026753.asp.


2 Peña, A. “Radiografía del Foro de São Paulo” (julio, 2000). Cita tomada del Documento que sirvió de base al IX Encuentro del Foro de São Paulo, realizado en Managua en febrero de 2000. Disponible en http://www.fuerzasolidaria.org/WebFS/FuerzaProduc- tiva/RadiografiaFSP.html
3 Ibíd.
4 El Foro de San Pablo ¿Qué es y cuál es su historia?. Ibíd.
5 Radiografía del Foro de São Paulo. Ibíd.
2. Expansión del Foro de São Paulo


En diciembre de 1994, luego de salir de la cárcel por las intentonas golpistas de 1992, Hugo Chávez viajó a Cuba, donde fue recibido con honores de jefe de Estado, para sellar públicamente una alianza con Fidel Castro.


Posteriormente, en mayo de 1995, Chávez viajó a Montevideo para inscribirse en el Foro de São Paulo, que sostenía allí su V Encuentro. Los miembros del FSP decidieron dar su apoyo al teniente coronel golpista, a cambio de una retribu- ción, una vez llegase al poder en Venezuela.
Cuando Chávez asumió la Presidencia, el Foro de São Paulo inició un período de franca expansión. El apoyo político abierto y descarado de Chávez a sus aliados, así como los ge- nerosos donativos de petrodólares pertenecientes al pueblo venezolano, sirvieron para que muchos candidatos del FSP ganasen elecciones en sus respectivos países o, en el peor de los casos, mejorasen su posicionamiento.


El 23 de febrero de 1999, apenas tres semanas después de asumir la Presidencia, Chávez se declaró neutral frente a los guerrilleros colombianos, e incluso les ofreció asilo en Venezuela. Esto causó rechazo y consternación en Venezuela, porque las FARC y el ELN no sólo cometen crímenes en Colombia, sino que secuestran, extorsionan y asesinan constantemente a civiles inocentes en territorio venezolano.


En junio de 2000, el entonces director de la DISIP (policía a cargo de asuntos políticos), Jesús Urdaneta Hernández, renunció a su cargo, denunciando que el gobierno venezolano le había ordenado suministrar 300 mil dólares a la guerrilla colombiana.


EI 30 de octubre de 2000, se firmó el Convenio Integral de Cooperación entre la República de Cuba y la República Bolivariana de Venezuela. El Convenio comprometió a Venezuela a suministrar a Cuba 53 mil barriles diarios de crudo y de productos refinados, una cuarta parte de ellos prác- ticamente gratuitos, por ser pagaderos en 15 años y a sólo 2 por ciento de interés. Dado que el compromiso adquirido fue por un plazo de 10 años, Venezuela regalaría a Cuba –por la vía del financiamiento a largo plazo– más de 1.400 millones de dólares, calculando cada barril al precio del mercado en ese entonces, es decir, 30 dólares. Sin embargo, el aporte aumentó considerablemente, al incrementarse el precio del barril a 100 dólares.


Éste fue apenas uno de los muchos acuerdos suscritos para materializar el gigantesco apoyo económico al régimen cubano. Como contrapartida, Cuba se comprometió a enviar a Venezuela un ejército de médicos, maestros, entrenadores y todo tipo de asesores, incluyendo asesores militares.


El verdadero objetivo del convenio fue mantener a Fidel Castro en el poder, salvando a Cuba de la bancarrota, a cambio de suministrar al gobierno venezolano agentes de propaganda castro-comunista y comisarios capaces de reproducir en Venezuela el sistema de control social y de represión existente en esa isla.


Paralelamente, el gobierno venezolano invirtió cuantiosos recursos en apuntalar a sus aliados internacionales y en financiar campañas electorales en toda la región; ya sea a través de convenios selectivos, como el que se firmó con las alcaldías controladas por el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) de El Salvador; donaciones “humanitarias” para construir viviendas, hospitales o carreteras en el exterior; compra de bonos de la deuda a gobiernos amigos; o, sencilla- mente, maletines repletos de dinero, como se comprobó en el célebre caso de la valija incautada en Buenos Aires.


La intervención del gobierno venezolano en todos los países iberoamericanos fue tan evidente y tan flagrante, que comenzaron a llover todo tipo de denuncias:


En marzo de 2006, el Partido de Acción Nacional acusó a Chávez de apoyar la campaña del candidato mexicano An- drés Manuel López Obrador.

En mayo de 2006, el presidente de Guatemala, Óscar Berger, denunció la interferencia de Chávez en Centroamérica; mientras que el mandatario nicaragüense Enrique Bolaños acusó a Chávez de apoyar a los sandinistas. Ese mismo mes, el ex presidente boliviano Jorge Quiroga acusó a Chávez ante la OEA por intervenir en los asuntos internos de su país; simultáneamente, las cámaras de la producción de Ecuador rechazaron la injerencia de Chávez en esa nación.


En junio de 2006, el Presidente de El Salvador, Elías Antonio Saca, reclamó el apoyo ilegal de PDVSA al Frente Farabundo Martí. En julio de 2006, el candidato presidencial Eduardo Montealegre denunció el apoyo financiero de Chávez a Daniel Ortega para comprar votos en Nicaragua; ese mismo mes, en la XXX Cumbre del Mercosur, Chávez apoyó pública- mente la reelección de Lula.


En julio de 2007, el primer ministro de Perú, Jorge del Castillo, denunció la injerencia de seguidores de Hugo Chávez en la región del Puno, con el fin de desestabilizar a su país. Por su parte, el tercer vicepresidente del Congreso, Carlos Torres Caro, reclamó la intromisión del gobierno venezolano a través de Ollanta Humala y del ALBA.


Mientras se escriben estas líneas, los cables internacionales reseñan un plan de Chávez para derrocar al presidente Alan García, puesto al descubierto luego de que dos guerrilleros vinculados a las FARC fueran capturados por la policía peruana en la ciudad de Iquitos.
Varios embajadores y cónsules venezolanos han sido amonestados y obligados a retirarse, por apoyar a grupos ra- dicales en otras naciones, como por ejemplo, Vladimir Villegas (Brasil 2002 y México 2005), Cruz Martínez (Perú 2006), Roger Capella (Argentina 2006) y Víctor Delgado (Chile 2006). Colombia merece un estudio aparte, por la magnitud de la intervención del régimen venezolano.


El envío de petrodólares no fue la única causa del triunfo de los candidatos del Foro de São Paulo. Ciertamente, el fracaso de los partidos tradicionales, sobre todo en erradicar la pobreza, fue un factor determinante. Pero lo cierto es que el mapa iberoamericano se fue tiñendo de rojo después de que Chávez llegó a la Presidencia en Venezuela.


El fundador del Foro de São Paulo, Lula da Silva, llegó a la Presidencia en el año 2002, seguido de Néstor Kirchner en el 2003, Tabaré Vásquez y Martín Torrijos en el 2004, y Evo Morales en el 2005. En el 2006 llegaron cuatro más: Michelle Bachelet, Rafael Correa, René Preval y Daniel Ortega. Ollanta Humala casi lo logra en Perú, al igual que Andrés Manuel López Obrador en México; pero sus vínculos con Chávez – quien a estas alturas había sido ya desenmascarado– perjudicaron las aspiraciones de ambos candidatos.


Aparte de acceder al Poder Ejecutivo, muchos partidos pertenecientes al Foro de São Paulo aseguraron cargos de menor importancia en todos los países de la región, como go- bernaciones, alcaldías, senadurías y diputaciones, las cuales han sido útiles para obtener financiamiento del Estado y como plataforma para ganar futuras elecciones.


Una vez alcanzadas tantas posiciones de poder, el Foro de São Paulo sufrió una metamorfosis, debido a que las insti- tuciones del Estado fueron puestas al servicio de la organi- zación. En otras palabras, al FSP le ocurrió lo mismo que a un partido político, que deja de ser oposición para convertirse en gobierno, pero en escala regional.


El Foro de São Paulo siguió operando normalmente, manteniendo intactos sus planteamientos políticos e ideológicos, pero ahora las cancillerías y demás instancias burocráticas serían las encargadas de ejecutar sus planes, con mucho mayor poder, institucionalidad y eficiencia.
Las resoluciones del Foro de São Paulo se vieron cada vez más reflejadas en las declaraciones de importantes funcionarios públicos, matizando alguna que otra palabra para ajustarse a los formalismos diplomáticos. Sus proyectos se convirtieron en leyes, aprobadas por bancadas parlamentarias pertenecientes al FSP. Los mandatos de la organización creada en 1990 por Lula da Silva y Fidel Castro, se transformaron en políticas de Estado, sin que los pueblos de Iberoamérica se percataran del cambio de paradigma.


Simultáneamente, como veremos en el capítulo 5, se inició una revisión de la historia iberoamericana o, mejor dicho, una tergiversación, para arrancarnos la identidad nacional y sustituirla por otra, cónsona con el proyecto ideológico del Foro de São Paulo.
Nunca antes en la historia de Iberoamérica se había perpetrado un fraude político de tal magnitud. Cansados de los partidos tradicionales, los pueblos habían elegido a los candidatos del Foro de São Paulo, buscando justicia social y reivin- dicaciones económicas; pero, a cambio, se les dio –disfrazada con falsas promesas– una severa y agresiva dosis de totali- tarismo cubano.


La decisión de Correa, Ortega y Chávez de romper relaciones con el gobierno colombiano luego de la “Operación Fénix” y en el caso de este último el inaceptable envío de tropas a la frontera con Colombia, demuestra que estos pre- sidentes no actúan como jefes de Estado, representando el in- terés de sus respectivas naciones, sino como miembros del Foro de São Paulo, en defensa sus aliados de las FARC. Sin duda alguna, son capaces de llevar a sus pueblos a una guerra injustificada, con tal de proteger su proyecto político continental.


 

3. Métodos para acceder al poder
Los integrantes del Foro de São Paulo no creen en la democracia, ni comparten sus principios, basados en la libertad, el respeto a las minorías y el equilibrio de los poderes públicos; pero como no han alcanzado el éxito con la lucha armada, decidieron disfrazarse –temporalmente– de demócratas, para así lograr sus fines. Por eso, no es de extrañar que, para llegar al poder, combinen estrategias democráticas con otras que no lo son.


Chávez irrumpió en la escena política liderando dos golpes de Estado contra un gobierno legítimamente constituido, el 4 de febrero y el 27 de noviembre de 1992. Cuando salió de la cárcel, promovió una clara posición abstencionista, sin justificación alguna, porque en ese entonces el sistema elec- toral era medianamente aceptable, a pesar de sus vicios y de- fectos. Finalmente, Chávez se aprovechó de la imagen “antisistema”, lograda con sus anteriores actitudes, para infil- trar el sistema, participando en las elecciones presidenciales de diciembre de 1998.


El teniente coronel retirado Ollanta Humala protagonizó un intento de golpe el 29 de octubre de 2000, contra el entonces presidente Alberto Fujimori. El 1 de enero de 2005, Humala apoyó públicamente el cuartelazo de su hermano, An- tauro, contra el presidente Alejandro Toledo. Pero en el 2006 olvidó sus afanes golpistas para lanzar su candidatura a la Pre- sidencia del Perú.
 

El líder cocalero boliviano Evo Morales organizó cierres de carreteras y manifestaciones callejeras para derrocar a dos presidentes: Gonzalo Sánchez de Lozada en octubre de 2003 y Carlos Mesa en junio de 2005. Pero en diciembre de 2005 Morales participó en las elecciones presidenciales.


El mexicano Andrés Manuel López Obrador emprendió el mismo camino, pero en dirección contraria: primero hizo uso del sistema democrático, participando en las elecciones presidenciales de 2006 y, cuando los resultados no le fueron favorables, inició una campaña de desestabilización mediante protestas callejeras, argumentando fraude.
Un caso interesante –y revelador– es el del militar ecuatoriano Lucio Gutiérrez, quien participó en el golpe de Estado del 21 de enero de 2000, que derrocó al presidente Jamil Mahuad. Gutiérrez fue a la cárcel por seis meses y luego decidió lanzar su candidatura presidencial en las elecciones 2002, con el apoyo de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE), organización perteneciente al Foro de São Paulo. Una vez en la Presidencia, Gutiérrez no llenó las expectativas del FSP, por haber pactado con los partidos tradicionales. Como consecuencia, el Foro de São Paulo cambió su postura, participando en las sublevaciones que lo derrocaron el 20 de abril de 2005. El FSP usó a Gutiérrez como pieza transitoria, para luego promover otra más confiable, como lo es Rafael Correa.
Las estrategias del FSP en Uruguay y en El Salvador son coincidentes. Los grupos más radicales de la izquierda uruguaya (como el Movimiento de Liberación Nacional – Tupamaros), decidieron remozar su desprestigiada imagen, alián- dose con los socialistas, para conformar el Frente Amplio. A fin de alcanzar la Presidencia, lanzaron como candidato a un médico oncólogo formado en París, Tabaré Vásquez, de imagen moderada. Ahora los antiguos guerrilleros ocupan altos cargos en los poderes públicos, los cuales utilizan para promover los mismos planteamientos radicales del pasado y para perseguir a los militares que les hicieron frente durante la guerra contra la subversión.


El Frente Farabundo Martí (FMLN) salvadoreño se alzó en armas contra el sistema, con el apoyo de Cuba, pero fue derrotado en la Guerra Civil, que se desarrolló durante la dé- cada de los ochenta. Los antiguos guerrilleros han perdido todas las elecciones presidenciales en las que han participado, aunque han obtenido triunfos en los comicios regionales. Pero para los próximos comicios presidenciales, a realizarse en marzo de 2009, el FMLN decidió imitar la estrategia del Frente Amplio uruguayo, lanzando como candidato a un conocido periodista y presentador de televisión, Mauricio Funes, de apariencia moderada y democrática. Sin embargo, para ir sobre seguro, el candidato a la Vicepresidencia es el ex comandante guerrillero Salvador Sánchez Cerén.


Los piqueteros argentinos, que reciben financiamiento del gobierno venezolano, sirven como herramienta de choque, para abrirle el camino a otros miembros del Foro de São Paulo, de perfil más moderado. Eso explica que Néstor Kirchner haya ofrecido a Luis D ́Elía, líder del movimiento piquetero, la Subsecretaría de Tierra y Hábitat Social. Al momento de escribir estas líneas, las noticias muestran a los piqueteros, liderados por D ́Elía, reprimiendo con violencia a productores del campo en Argentina, que protestan pacíficamente contra los incrementos a los impuestos de exportación, decretados por Cristina Kirchner.
La alianza entre “moderados” y “radicales” ha sido muy redituable para el Foro de São Paulo. Éstos sirven de martillo y aquellos de yunque, para golpear duramente al sistema democrático en Iberoamérica.


Esta estrategia no sólo se aplica internamente, como puede observarse en Brasil, por la sintonía que existe entre el Movimiento Sin Tierra (MST) y el Partido de los Trabajadores (PT); unos haciendo de “malos” y otros de “buenos”, pero siempre apoyándose mutuamente. Sino también en lo interna- cional, porque los presidentes moderados, como Lula, Kirch- ner y Vásquez, apoyan a los más radicales, como Chávez, Morales y Correa. En el capítulo 8 analizaremos la relación simbiótica entre Lula y Chávez.


Otra modalidad del Foro de São Paulo para golpear al sistema democrático es la utilización de conflictos fronterizos. Desde el año 2004, Chávez viene promoviendo una salida al mar para Bolivia a través de Chile, pero no lo hace para fa- vorecer al pueblo boliviano, sino para fortalecer a los radicales de ambas naciones.


En enero de 2005, con motivo de la captura en territorio venezolano del “canciller” de las FARC, Rodrigo Granda, Chávez ordenó el cierre de la frontera con Colombia, ocasionando pérdidas millonarias a los comerciantes de ambas naciones. Para no seguir perjudicando a los empresarios colombianos, Uribe se vio forzado a pactar con Chávez, en una reunión celebrada el 15 de febrero de ese año, pese a que el gobierno venezolano le había dado refugio al líder narcoterrorista. El conflicto que actualmente promueve el FSP entre Venezuela, Ecuador y Colombia, tiene por objetivo salvar a las FARC de una segura derrota militar y, encima, forzar a Uribe a incorporarlas al sistema político con plenos derechos.

4. Demoler la democracia desde adentro
El Foro de São Paulo es, respecto a la democracia, el equivalente político del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida. Una vez que se introduce en el sistema democrático, acaba con sus defensas naturales, destruyéndolo desde el interior. Y, al igual que ocurre con el SIDA, el mal se exporta de un cuerpo a otro; en este caso, de un país a otro.


Aunque las actividades del Foro de São Paulo –como institución– comenzaron en el año 1990, cuenta con una memoria o un archivo histórico de vieja data, que incluye todas las experiencias del comunismo internacional, adquiridas durante los regímenes de Joseph Stalin en Rusia, Manuel Azaña en España y Fidel Castro en Cuba, por mencionar sólo tres ejemplos.


Décadas de éxitos y de fracasos le han permitido diseñar mecanismos para lograr sus fines totalitarios, mediante prácticas aparentemente democráticas, aprovechándose de las debilidades del propio sistema. Uno de esos mecanismos consiste en reformar las Constituciones para amoldarlas a sus necesidades.Aún antes de ganar las elecciones presidenciales de 1998, Chávez anunció que una de sus principales metas sería convocar a una Asamblea Constituyente, dizque para asegurar la justicia social y el desarrollo económico. Una vez en el poder, no solamente reformó la Constitución, sino que in- ventó la condición “originaria” de la Asamblea por encima de los poderes constituidos lo cual le permitió destituir parlamentarios y magistrados legítimamente electos, que servirían de contrapeso a su gestión, para sustituirlos por otros, sumisos a su proyecto.


Gracias a ese ardid -aparentemente democrático, porque todo se hizo por la vía electoral– Chávez obtuvo el control absoluto del Ejecutivo, el Congreso o Asamblea Nacional, el Tribunal Supremo de Justicia, el Consejo Nacional Elec- toral, la Fiscalía, la Contraloría y la Procuraduría.


Desde entonces, Chávez puede hacer prácticamente lo que le venga en gana, desde encarcelar a sus adversarios y cerrar canales de televisión incómodos, hasta usar los petrodólares que pertenecen a todos los venezolanos para fi- nanciar ilegalmente a sus aliados internacionales; porque cualquier reclamo, acusación o juicio en su contra, es desestimado por sus camaradas de partido, incrustados en todos los poderes públicos.


Paralelamente, Chávez compra conciencias y lealtades dentro y fuera del país, utilizando para ello los recursos del Es- tado. A los más humildes les asigna un estipendio mensual, siempre y cuando usen la franela roja; a los empresarios les ofrece contratos, a cambio de su silencio; y a los gobiernos ami- gos, sumas multimillonarias, con tal de que avalen pública- mente todas sus pretensiones.


Tampoco puede vencérsele en las urnas, porque el sistema electoral está totalmente viciado y parcializado 1. La única elección que supuestamente Chávez ha perdido en ocho años fue el 2 de diciembre de 2007, cuando sometió la Constitución a una nueva modificación, aún más radical que la anterior. Pero la derrota no se debió a un conteo pulcro de los votos, sino a una rebelión silenciosa de los militares, que se opusieron a la reforma 2.


Cerrados todos los caminos jurídicos, parlamentarios y electorales, a los venezolanos sólo les ha quedado la calle, para manifestar su desacuerdo o su descontento; pero aún este es- pacio está restringido, porque el régimen ha conformado gru- pos paramilitares de choque, a fin de reprimir y de amedrentar a los ciudadanos.


Cada vez que el Régimen se siente amenazado por una manifestación multitudinaria, por muy pacífica que sea, salen los grupos armados oficialistas a agredirla, bajo la mirada complaciente o incluso el respaldo activo de los cuerpos de seguridad; lo cual le ha valido una acusación formal por delitos de lesa humanidad ante la Corte de la Haya 3. En otras oportunidades, el Régimen recurre a la vieja estrategia de convocar una manifestación paralela, pagada con los dineros del Estado, para diluir el efecto psicológico o propagandístico de las ac- tividades opositoras.


La Asamblea Constituyente sirvió, en la práctica, para instaurar una dictadura, pero con máscara democrática. La co- munidad internacional, engañada por numerosos comicios fraudulentos, todavía cree que Chávez cuenta con el respaldo de las mayorías, lo cual legitima, ante sus ojos, las acciones ile- gales y hasta criminales que ejecuta el régimen venezolano dentro y fuera del país, como eso de apoyar a las FARC.
El esquema ha sido tan exitoso, que tres de los aliados cercanos de Chávez –Evo Morales, Rafael Corra y Daniel Ortega– han implementado, o están en vías de implementar, exactamente el mismo proyecto. Por su parte, el FMLN anunció que, de ganar las elecciones, hará lo mismo en El Salvador.
Los impedimentos que ha tenido Evo Morales para aprobar la nueva Constitución y para destituir a los poderes es- tablecidos, se deben a que el pueblo boliviano –advertido de lo que hizo Chávez en Venezuela– está mucho más consciente del peligro; mientras que los venezolanos fueron primerizos y, por tanto, tomados desprevenidos.


Los Kirchner y Tabaré Vásquez no han convocado a una Constituyente no porque no hayan querido, sino porque las circunstancias no lo permiten; al menos por ahora. Sin embargo, han recurrido a otros mecanismos para allanar el camino a su proyecto. Tanto los Kirchner como Vásquez están acabando con la disidencia mediante persecuciones judiciales, sobre todo contra los militares que combatieron la subversión en el pasado.


Se trata de una persecución injusta e hipócrita. Injusta, porque para llevarla a cabo, se ignoran las leyes que habían sido legítimamente aprobadas; leyes muy benéficas, porque sirvieron para reconciliar a los bandos en conflicto. E hipócrita, porque las autoridades de Argentina y Uruguay sólo persiguen al bando que combatió a la guerrilla, y no a los subversivos que cometieron actos terroristas, quienes ahora están en el poder. En resumen, actúan para satisfacer sus sentimien- tos más mezquinos de venganza y para amedrentar a todos los militares, a fin de que no opongan resistencia a sus planes to- talitarios.

Lula y Chávez coinciden en casi todas sus aspiraciones, pero aquel se maneja con cautela, porque las instituciones brasileñas son más sólidas y, por tanto, más difíciles de embaucar. El 26 de abril de 2007, Lula lo confesó abiertamente: “Chávez corre con un Fórmula 1, más veloz que los nuestros; él va a 300 kilómetros por hora y nosotros sólo podemos ir a 230 ó 270... cada uno trabaja con el tiempo que le permite su propio país”.


Seguramente el lector -acostumbrado a escuchar de los analistas políticos que Lula sirve de contrapeso continental a Chávez– se sorprenderá al leer esta apreciación sobre el presidente brasileño, pero más adelante, en el capítulo 8, sustentaremos nuestra tesis 4.


NOTAS
1 Para mayor información sobre las irregularidades del sistema electoral venezolano, re- comendamos visitar la página electrónica www.esdata.info
2 Peña, A. “Venezuela estuvo a punto de una guerra civil” (8, diciembre, 2007). Disponible en: http://www.fuerzasolidaria.org/WebFS/Escritos/VenezuelaEstuvoAPuntoDeUnaGuer raCivil.html
3 Ver video de producido por la asociación civil Fuerza Solidaria. “La masacre del 11 de abril fue planificada” (Octubre 2007). Disponible en: http://www.fuerzasolidaria.org/WebFS/Multimedia/LaMasacreDel11DeAbrilFuePlani ficada.wmv
4 Nota disponible en http://www.abn.info.ve/go_news5.php?articulo=89918&lee=18 



5. Destrucción de la identidad iberoamericana
Para lograr sus objetivos, el Foro de Sao Paulo requiere cambiar los valores que han predominado en Iberoamérica, como la dignidad de la vida humana, la libertad, la justicia, la tolerancia, la búsqueda del Bien Común; en fin, los valores inherentes a la civilización cristiana occidental, los cuales constituyen un freno al totalitarismo.


Uno de los mecanismos que comúnmente utilizan los integrantes del FSP para promover ese cambio de valores es la tergiversación de la historia.


Desde que apareció en la escena política, Chávez ha atacado duramente el comportamiento de España durante la Conquista de América, resaltando solamente los aspectos negativos. Chávez niega que haya habido Evangelización, y sólo hace referencia al “genocidio” contra los aborígenes.


En el año 2002, Chávez firmó un decreto en el cual Venezuela reniega del “Día de la Raza” y oficialmente adopta el 12 de octubre como “Día de la Resistencia Indígena” 1.


En los últimos dos años, el militar golpista ha intensi- ficado sus ataques, de los cuales no se salvó ni el Papa Bene- dicto XVI, a quien Chávez exigió públicamente “disculparse” por haber “negado el holocausto aborigen”.


Esta no es una opinión individual, sino un planteamiento compartido por todos los integrantes del Foro de São Paulo.


En su III Encuentro, el FSP propuso promover activa- mente los “programas alternativos” a la celebración oficial del V Centenario del Descubrimiento de América; con el fin de “impugnar la celebración oficial de esa fecha, y exaltar la resistencia indígena, negra y popular, como parte del gran esfuerzo liberador” 2.


Igualmente, el Foro Social Mundial 3 –versión más globalizada del FSP– acusa a España de “matar y exterminar a nuestros pueblos indígenas”, asegurando que la madre patria es la causante de “la pérdida de nuestra cultura ancestral”, im- poniendo a cambio “la cultura del sadismo”. “Pero lo más insólito” –añade el Foro Social Mundial– “es que hoy en día, ese genocidio cometido contra nuestros indios, se celebra como el día de la raza, que a nuestro juicio sería la fecha donde oficialmente se inició el genocidio de América Latina” 4.
Este planteamiento no es exclusivo de los marxistas, aunque ellos sean los principales propulsores; al contrario, es una creencia muy extendida en toda Iberoamérica; pero eso es el resultado de una “leyenda negra”, como comúnmente se le denomina, y no de una verdad histórica.


No cabe duda que durante la Conquista se cometieron crímenes abominables, y que entre los españoles había hom- bres ambiciosos y asesinos, que abusaron cruelmente de los in- dígenas y se aprovecharon de ellos para enriquecerse. Negarlo sería incurrir en el extremo contrario de la “leyenda negra”, es decir, la “leyenda dorada”. Sin embargo, se trató de crímenes individuales y no de una política de Estado.


Las órdenes impartidas a los conquistadores por la reina Isabel la Católica y demás monarcas españoles fueron explícitas en cuanto a defender la vida y la dignidad de los aborígenes, considerándolos seres humanos igual a los españoles e insistiendo en su educación y conversión; lo cual quedó refrendado en las Leyes de Indias.


Una de las pruebas más claras y contundentes contra el supuesto genocidio es el mestizaje. De haberse asesinado a los indios, simplemente habrían desaparecido y no existirían hoy en día, ni en su expresión más pura, como predominan en Bolivia, Ecuador, México y Perú; ni en su versión mestiza 5.


El Foro de São Paulo y sus aliados internacionales pro- pagan calumnias contra la Iglesia y contra la Evangelización, primero, porque pretenden arrancar la fe católica de los pue- blos iberoamericanos, y sustituirla por una cultura materialista y atea, cónsona con el modelo castro-comunista.


Segundo, para promover la lucha de clases marxista que, según el FSP, comienza en América con el en- frentamiento entre indios oprimidos y conquistadores opresores. Tercero, para justificar la creación de movimientos in- dígenas, como los que dirigen Evo Morales y Rigoberta Menchú, que sirvan a sus fines políticos. Ciertamente, los indígenas latinoamericanos han sido ignorados y explotados, pero los del FSP se aprovechan de esa injusticia, no para sub- sanarla, sino para manipular a los indígenas y usarlos como herramienta de choque.


Y cuarto, porque esta interpretación de nuestro pasado destruye los vínculos históricos de Iberoamérica con la riqueza científica, artística y cultural de la civilización occidental, dejando a nuestros pueblos indefensos frente a las teorías erróneas del marxismo y sus variantes.

Dicho de otra forma:
Si nuestros pueblos son el reducto de una avanzada civilización aborigen, que fue diezmada y saqueada por un ejército de ocupación extranjero; si nuestra raza es el resultado indeseado de indígenas violadas por españoles malvados; y si la Hispanidad representa una cultura sádica, atrasada y retrógrada; entonces, hay sobradas razones para sentirse infe- riores y estar profundamente resentidos. Bajo esas premisas, ¿Por qué no romper de una buena vez con la Hispanidad y con la civilización occidental, y convertirnos en Estados Forajidos, gobernados por el Foro de São Paulo?


Pero si –por el contrario– somos herederos del Imperio de Carlos V, en cuyos territorios jamás se ponía el sol; si nuestros ancestros fueron copartícipes de la gesta heroica de Don Pelayo y de la Reconquista frente a la ocupación árabe; si somos los orgullosos sucesores de quienes vencieron en la Batalla de Lepanto; si compartimos los valores y principios tan bellamente expresados durante el Siglo de Oro español; si nuestro idioma legítimo es el mismo de Cervantes, Góngora, Quevedo y Calderón de la Barca; si lo que hubo en Iberoamérica fue –por primera vez en la historia de la hu- manidad– una conquista basada en la propagación de la fe cristiana, en la construcción de ciudades, en la creación de universidades y en una maravillosa mezcla de razas, promovida directamente por la Corona; y si la Independencia fue una guerra civil, resultado natural de la maduración política de nuestros pueblos y de la situación interna de España. En fin, si todo eso es cierto, entonces resultaría una locura cambiar un pasado tan glorioso y una cultura tan inmensamente rica, por una patraña como la que ofrece el Foro de São Paulo.


NOTAS
1 Decreto 2.028. Mediante el cual se conmemora el 12 de Octubre de cada año Día de la Resistencia Indígena. Gaceta Oficial No. 5605 extraordinario. Octubre 10. 2002.
2 Peña, A. (2006). El Continente de la Esperanza. Ediciones Fuerza Productiva. Cara- cas, p. 78. Disponible e: http://www.fuerzasolidaria.org/WebFS/LibrosFolletos/LibroElContinenteDeLaEsper anza.pdf
3 Ibíd, p. 16
4 Foro Social Mundial. Disponible en www.forosocialmundial.org.ve [2006, marzo, 1] 5 El Continente de la Esperanza. Ibíd, p. 74

 

6. Reemplazo de los organismos multilaterales
La democracia es una excelente forma de gobierno, siempre y cuando esté regida por un sistema de valores que la proteja de ataques malintencionados y de asaltos en su contra.
La voluntad de la mayoría, expresada en las urnas, es un requisito indispensable para que una democracia sea con- siderada legítima, pero no es suficiente; porque cuando se pervierten los principios morales de una sociedad, la mayoría puede escoger opciones que ponen en riesgo la existencia misma de una nación.


Desde aquel día en que Barrabás triunfó electoralmente sobre Cristo hasta la fecha, ha habido multitud de casos em- blemáticos, en los cuales unos comicios han perjudicado a la propia sociedad, como por ejemplo la elección de Hitler.


El relativismo moral –según el cual todo es válido si lo aprueba la mayoría– ha dado origen a una época donde abun- dan ladrones, asesinos y criminales de todo tipo, que son automáticamente reivindicados y sobreseídos, simplemente por ganar una elección.


El Foro de São Paulo se aprovecha de la “voluntad popular”, considerada como un valor supremo, para infiltrar al sistema y destruirlo por dentro. Por ejemplo, un hombre que protagonizó un golpe de Estado contra un gobierno legítimamente constituido, debió quedar inhabilitado para lanzar una candidatura presidencial y, sin embargo, Chávez lo hizo, con la anuencia de buena parte de la sociedad venezolana. ¿Por qué sorprenderse de que ahora utilice la Presidencia para destruir la democracia?


Pero el problema es aún más grave, porque unos comicios de alcance nacional, tienen repercusiones de carácter re- gional. Esto se debe a que el gobierno de una nación tiene acceso automático a las instancias internacionales y a cargos en los organismos multilaterales.
Los numerosos puestos públicos alcanzados por los integrantes del Foro de São Paulo en cada una de nuestras naciones, les ha permitido acceder también a organismos como la Organización de Estados Americanos (OEA), forzando muchas veces la toma de decisiones, que afectan desfavorable- mente a todo el continente.


Un ejemplo reciente es el de la Cumbre de Río, realizada en República Dominicana del 4 al 7 de marzo de este año, en la que se pretendió apabullar a Uribe, exigiéndole dis- culpas por haber neutralizado a uno de los narcoterroristas más peligrosos del mundo. Para quienes participaron en la Cumbre, las FARC no son terroristas –al menos no lo reflejaron en ninguno de sus documentos– sino las víctimas de un ataque indebido del gobierno colombiano.


Así como Rafael Correa –al romper relaciones con Colombia– no se comporta como Presidente del Ecuador, sino como miembro del Foro de São Paulo; así también José Miguel Insulza –cuando desestima la información extraída de la computadora de Raúl Reyes y minimiza el hallazgo de uranio perteneciente a las FARC– no se comporta como Secretario General de la OEA, sino como vocero del Partido Socialista de Chile, integrante del Foro de São Paulo.
No es la primera vez que Insulza se comporta de esa manera. En julio del año pasado, con motivo del inaceptable cierre de RCTV, el canal de televisión más importante de Venezuela, en lugar de promover una condena contra Chávez, Insulza declaró: "Creo que la democracia está muy vigente en Venezuela. Creo también que la alternativa que algunos han planteado de promover una especie de aislamiento del régimen (de Chávez), de condena, es una alternativa totalmente inviable desde el punto de vista jurídico y muy inconveniente desde el punto de vista político" 1.


En un seminario sostenido en Argentina el 28 de marzo pasado, el ex presidente boliviano, Jorge Quiroga, denunció públicamente que Chávez controla diecinueve de los treinta y cuatro votos de la OEA.


Chávez intentó controlar la Comunidad Andina de Naciones, para convertir a ese organismo de tipo comercial en una herramienta política, pero como no lo logró, debido a la resistencia de Colombia y del Perú, quiso sabotearlo, retirando a Venezuela. Paralelamente, Chávez promueve un organismo multilateral propio, la Alternativa Bolivariana para América Latina y El Caribe (ALBA).


En la actualidad, Chávez realiza grandes esfuerzos por ingresar al Mercosur, justamente para convertirlo en un instrumento político, al servicio de los intereses del Foro de São Paulo. Para lograr sus fines, sólo falta que los Congresos de Brasil y de Paraguay aprueben su ingreso, porque ya los de Ar- gentina y Uruguay dieron su visto bueno.


Tal como advertimos en una carta abierta a los Senadores y Diputados del Congreso de Brasil, fechada el 13 de junio de 2007:
Chávez abrirá las puertas del Mercosur a gobiernos forajidos y al fundamentalismo islámico, como lo ha hecho ya en Nicaragua, Bolivia y Ecuador, donde ha promovido acuerdos económicos con los regímenes de Cuba e Irán. Por su afinidad ideológica con el chavismo, las FARC y el Hezbollah actúan impunemente en nuestro territorio; su actuación se expandirá por los países del Mercosur, si se le permite la entrada a Venezuela. 2


Este tema será tratado con mayor profundidad en el próximo capítulo, que trata de los “imperios transversales”.


En octubre de 2007, Chávez hizo todo lo posible por controlar un puesto en el Consejo de Seguridad de las Na- ciones Unidas; y casi lo logró, con el apoyo de Lula, Tabaré Vásquez y Néstor Kirchner. Una vez derrotado, Chávez la em- prendió contra el gobierno de Guatemala, que competía con Venezuela para el mismo puesto, acusándolo de ser agente del “imperio” norteamericano.
El Foro de São Paulo se propone controlar los organismos multilaterales, a fin de reproducir –en escala regional– el mismo mecanismo que tantos dividendos le ha dado en escala nacional, para legitimar dictaduras, dándoles apariencia democrática.

NOTAS
1 Declaración tomada de la página electrónica del diario chileno El Mercurio. Disponible en http://www.emol.com/noticias/internacional/detalle/detallenoticias.asp?idnoti cia=262676
2 Fuerza Solidaria. Carta abierta al Congreso de Brasil. Disponible en: http://www.fuerzasolidaria.org/WebFS/Cartas/CartaAbiertaAlCongresoDeBrasil.html


7. El Foro de São Paulo y los imperios transversales
Este capítulo fue escrito por Pedro Paúl Betancourt, Director Nacional y Encargado de Asuntos Internacionales de la asociación civil Fuerza Solidaria.


Surgidos en medio de las transformaciones tecnológicas, sociales, políticas y de mentalidad, que han caracterizado la evolución mundial en marcha desde la II Guerra Mundial,
Los imperios transversales pretenden únicamente alcanzar riqueza y poder. Una vez logrado, deben mantenerse y desarrollarse. Se caracterizan porque no están vinculados ni sujetos a orígenes nacionales (ni dependen de naciones, lo que no impide que puedan ser nacionales o multina- cionales, transnacionales, anacionales o antinacionales), sino a la actividad que realizan como propósito específico: imperios de la información, de la técnica, economía, finanzas, guerra, terror o crimen, entre otros muchos que actúan en función de su propia naturaleza y según las circunstancias de cada momento. La específica finalidad se erige en norte, orientación y ley de cada imperio transver- sal, pero los imperios transversales tienen relaciones y se apoyan entre ellos para facilitar el alcance de sus fines. 1


Dichos imperios son apolíticos, apátridas, no toman partes ideológicas y tienen una mera función económica. Operan exclusivamente en búsqueda de un provecho financiero y se venden al mejor postor. Carecen, por lo tanto, de todo principio ético o de cualquier valor moral.


Sin embargo, para sobrevivir, estos “imperios” necesitan apoyarse en “vasos comunicantes” a través de los cuales realizar y materializar sus operaciones mercantiles. Es evidente que ellos también han entrado en la era de la globalización y que, lejos de mantenerse aislados del mundo exterior, han sabido aprovechar con gran eficacia los avances tecnológicos.


Así, el imperio de lo económico que se expande global- mente, abre espacios y refuerza al imperio de la guerra, que también se globaliza y, ésta, al del terrorismo cuando se hace imposible combatir las potencias hegemónicas con métodos y medios bélicos simétricos, todo lo cual abre es- pacios de desarrollo a los imperios del crimen en sus diver- sas expresiones. De esta manera, nos encontramos ante una globalización de los imperios transversales. 2


Se comunican, desplazan y movilizan a lo largo y ancho del globo, prácticamente sin ninguna limitación. Es por esto mismo que son transversales, pues al no pertenecer específica- mente a un territorio determinado, al carecer de ideologías y al explotar las capacidades que brinda la era de la comuni- cación tecnológica, se desplazan hasta los rincones más aleja- dos del planeta donde exista la oportunidad de hacer “negocio”.
Aprovechando el enorme potencial de expansión que ofrece la globalización,


la criminalidad organizada no sólo se ha adecuado al nuevo ambiente, sino que ha asumido una función motriz, trasegando en todos los nuevos mercados su propia cultura.3
Aun así, necesitan de espacios determinados en los cuales materializar dichos negocios: estos “vasos comunicantes” son, por lo general, de varios tipos y con diversas finalidades.


Un primer tipo de vaso comunicante lo constituyen aquellos Estados Nacionales que tienen un sistema de go- bierno autoritario y, preferiblemente, totalitarista. Por más absurdo que parezca, la razón más evidente es la compatibilidad con la falta de valores y, por ende, con la inexistente aplicación de normas jurídicas basadas en principios universales de Jus- ticia. Otra razón, no menos importante, es que los Estados Autoritarios se manejan con mayor libertad y flexibilidad, porque no rinden cuentas ni a lo interno, ni a la comunidad internacional; no existe en ellos una herramienta poderosa y contralora como lo es la “opinión publica”, presente en todo sistema de gobierno democrático. Es así cómo los imperios transversales utilizan estos “espacios” para materializar sus “negocios”, con toda libertad y con plena complicidad de este tipo de regímenes.


Otro tipo de vaso comunicante lo constituyen aquellas organizaciones internacionales o nacionales de tipo no-guber- namental. Son muchos los casos conocidos de ONG que, tras una fachada, por ejemplo, de defensa de los Derechos Humanos, han servido de herramienta para el crimen organizado, el tráfico de armas, de narcóticos e, incluso, de personas; así como para el lavado de dinero. Las ONG tienen gran facilidad para manejarse y para trabajar dentro de sistemas democráticos, realizar los contactos necesarios y concretar los “negocios” a lo interno de los Estados, burlando el Imperio de la Ley. Además, los imperios transversales aprovechan la es- tructura y la maquinaria humana de dichas organizaciones para establecer vínculos supranacionales en la búsqueda per- manente del mejor comprador y/o vendedor.


El Foro de São Paulo es, ni más ni menos, un gigantesco “vaso comunicante” que a su vez abarca varios otros “vasos comunicantes”: ideal y esencial para el desempeño, organización, comunicación y acuerdo de los “imperios transversales” de todo el Continente Latinoamericano y, más aun, de todo el globo. Esto explica los viajes de miembros importantes de las FARC, por ejemplo, a países de Europa del Este o, sin ir muy lejos, la relación íntima que existe entre el régimen venezolano de Hugo Chávez con dicho grupo terrorista y narcotraficante. O más aun, la “hermandad” que existe entre un “vaso comu- nicante”, como lo es la Venezuela Bolivariana de Chávez, con Estados controlados por el fundamentalismo islámico y patrocinantes, a su vez, de otros grupos criminales como Hezbollah, Hamas o Al-Qaeda.


Las FARC son, de por sí, una fracción importante, fun- damental y poderosa, de lo que son los “imperios transver- sales” del narcotráfico, así como del tráfico de armas, del lavado de dinero y del tráfico de seres humanos. Desde el mismo momento en que este grupo criminal asume el control de las plantaciones de coca que antes controlaban los carteles colombianos, desplazados y aniquilados con el emblemático abatimiento de su mayor cabecilla, Pablo Escobar, ésta se con- vierte en la mayor organización criminal de todo el continente.


El Foro de São Paulo le brinda la estructura en la cual moverse a sus anchas. Le permite relacionarse rápidamente con otros grupos criminales del continente y del mundo. Le otorga una supuesta “legitimidad política”, al ser reconocido como interlocutor válido frente a partidos políticos y fun- cionarios públicos de diversos Estados. Pero, por encima de todo, le abre las puertas de regímenes con tendencias totalitaristas, como Venezuela, Bolivia o Ecuador, para desarrollar su negocio y materializar, en espacio seguro, sus actividades criminales.


De esta manera, países fronterizos con Colombia han brindado a las FARC, con plena complicidad, como se de- muestra ahora con las pruebas policiales extraídas de las com- putadoras de Reyes, el oxígeno necesario para su supervivencia y, más aun, para su capacitación, expansión, comercialización de su “producto” y desarrollo económico.


Las FARC han encontrado en el Foro de São Paulo y en sus miembros, aliados criminales útiles para materializar su proyecto más codiciado: la toma del Estado Colombiano.
La combinación entre el proyecto político que albergan los dirigentes “ideológicos” de la organización (como Fidel Castro, Lula, Chávez, Morales, Correa y Ortega) y los intereses financieros de este grupo guerrillero, hacen del FSP una de las internacionales del terror más poderosas y peligrosas del globo. El Foro de São Paulo ha dejado de ser una simple tarea de análisis político por parte de los expertos, para convertirse en la prioridad de todas las acciones políticas y policiales nece- sarias para su desmantelamiento. Se trata de una emergencia continental y mundial que debe encender las alarmas de todo el Hemisferio y del mundo civilizado.


En estos momentos, Colombia se encuentra amenazada por una tenaza mortal. La reacción debe ser inmediata; no sólo de parte de las autoridades democráticas de ese Estado, sino de todo el mundo occidental.
Colombia es la última piedra en el camino para la consolidación definitiva del proyecto más macabro que jamás se haya concebido en nuestro hemisferio. Felizmente, si se actúa a tiempo, esta batalla puede significar la salvación de nuestro “Continente de la Esperanza” y, a la vez, la recuperación de valores universales basados en la Justicia, la Solidaridad y el Bien Común General.


NOTAS
1 Mini, Fabio (2003). La guerra dopo la guerra. Soldati, burocrati e mercenari nell’ época della pace virtuale. Giulio Enaudi editore s.p.a.Torino, Italia. Página 7.
2 Ibíd. Páginas 9 y 10 3 Ibíd. Página 18.


8. Lula: El poder detrás del trono
La mayoría de los analistas políticos, coinciden en afirmar que Chávez es un socialista radical, con visos autoritarios, mientras que Lula da Silva es un socialista moderado, un demócrata a carta cabal. Además añaden que el presidente brasileño es el hombre que puede contrarrestar la influencia nociva de Chávez en el continente.


Puede que el discurso de Lula sea –en efecto– más moderado; pero no hay que olvidar que él es el fundador del Foro de São Paulo, a cuyas reuniones asisten las FARC, con la anuencia del Partido de los Trabajadores.


Basta hacer una sencilla cronología de los hechos, fácil- mente comprobable en cualquier buscador de Internet, para darse cuenta que Lula es –y siempre ha sido– quien más ha defendido y respaldado a Chávez.


La justificación que esgrimen algunos, respecto a que Lula es un hombre pragmático, interesado solamente en los petrodólares que pueda obtener de Chávez, no pasa la menor prueba. Brasil representa la octava economía de occidente; y el gobierno brasileño –a diferencia del cubano– no depende del apoyo venezolano para subsistir.
El breve resumen de noticias que presentamos a continuación, demuestra que la relación entre Lula y Chávez no depende del dinero que éste le pueda suministrar, sino que existe una alianza muy estrecha, en la que el brasileño pareciera ser el manager y el venezolano el protegido.

En diciembre de 2002, cuando todavía era presidente electo, Lula convenció al entonces mandatario Fernando Henrique Cardoso de enviar un carguero lleno de combustible – el Amazon Explorer– a Venezuela, para sabotear el paro cívico, que en ese momento se desarrollaba contra Chávez, por haber despedido ilegalmente a 20 mil empleados de la estatal petrolera 1. Llama la atención que el líder sindicalista Lula se haya prestado para sabotear una huelga en otro país.


Según una nota de prensa, publicada el 3 de octubre de 2005, Lula confesó públicamente que la ayuda del Foro de São Paulo fue fundamental para Chávez, durante la crisis de agosto de 2004, cuando se realizó un referendo para revocar el mandato a Chávez 2.
El 21 de septiembre de 2006, según un cable divulgado por la Agencia Bolivariana de Noticias, “el Ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Celso Amorim, reafirmó el apoyo de su país para que Venezuela ocupe un sillón no permanente en el Consejo de Seguri- dad de las Naciones Unidas” 3.


Según un cable de EFE, publicado en septiembre de 2006 por el diario El Universal, “el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, dijo que su gobierno pretende cooperar con el del venezolano Hugo Chávez incluso en el uso de la tecnología nuclear con fines pacíficos” 4.
El 13 de noviembre de 2006, Lula viajó a Venezuela para hacer campaña electoral a favor de Chávez. Lula aseguró: "El mismo pueblo que me eligió, que eligió a Kirchner, a Evo Morales, que eligió a Daniel Ortega, sin duda te irá a elegir presidente de la República de Venezuela en un segundo mandato". Dijo no tener dudas que en Venezuela, desde hace muchos años, "no había un gobierno que se preocupara de los pobres como tú (Chávez) te preocu- pas. Y tenga la seguridad compañero Chávez de este pueblo que te quiere mucho” 5.


Ese mismo mes, Lula dijo en una reunión con el directorio del Partido de los Trabajadores, "estoy seguro de que Chávez será reelecto el próximo domingo”. “Junto a Chávez y Kirchner” – dijo– “vamos a construir la Comunidad Sudamericana de Naciones" 6. En diciembre, después de la reelección, Lula manifestó su alegría, diciendo que “la victoria de Chávez es la expresión de un proceso más amplio de transformaciones sociales y políticas en curso en América Latina” 7.


El 26 de enero de 2007, Lula viajó al foro de Davos, donde defendió a Chávez de las críticas recibidas, diciendo que "fue elegido tres veces, todas de la forma más democrática posi- ble, con presencia internacional" 8. Lula no mencionó las denuncias de fraude, ni que el gobierno venezolano impidió la entrada a observadores de ideologías distintas a la socialista.
El 26 de abril de 2007, en declaraciones que fueron divulgadas por la prensa de Argentina, Lula afirmó que “Chávez es un aliado excepcional, tanto en lo político como en lo energético y comercial” 9.


El 20 de noviembre de 2007, según un cable de Telesur,
“Lula ofreció el territorio brasileño para la realización de una eventual reunión entre el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y el líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FARC), Manuel Maru- landa” 10.

En enero de 2008, el ministro jefe del Gabinete de Seguridad Institucional de la Presidencia, general Jorge Félix, descartó que la carrera armamentista de Venezuela sea una amenaza para Brasil. “Dicen que los comandantes militares colocan a Venezuela como posible amenaza. No considero que eso sea real", dijo 11.


El 6 de febrero de 2006, Ideli Salvati, jefa del bloque del Partido de los Trabajadores, informó que “la aprobación del ingreso de Venezuela al Mercosur será una de las prioridades de los senadores oficialistas. Salvati, que pertenece al partido del presidente Luiz Lula da Silva, opinó que la inclusión de Venezuela fortalecerá al Mercosur” 12.


El 30 de septiembre de 2007, el canciller Celso Amorim, de visita en Caracas, aseguró que su gobierno hará todo lo posible para que el Congreso brasileño apruebe el in- greso de Venezuela al Mercosur. "Para nosotros” –dijo Amorim– “el ingreso de Venezuela es muy importante; nos ayuda a crear una vértebra de la integración suramericana que es importante para ahora y para el futuro, y esa es nuestra visión, de la que hemos siempre de- jado constancia a los congresistas brasileros, y estamos trabajando en ese sentido" 13.


El 19 de septiembre de 2007, el Vicepresidente del Par- lamento del Mercosur (Parlasur), Diputado Doutor Rosinha, envió una carta a la asociación que presido, Fuerza Solidaria, en la que “lamenta” la posición de nuestra ONG “contra el ingreso de Venezuela al Mercosur”. El Diputado Rosihna se refería a la Carta abierta al Congreso de Brasil, reseñada en el capítulo 6.


Al día siguiente, Fuerza Solidaria respondió a Rosinha:
El gobierno venezolano comete crímenes de lesa humanidad, viola los derechos humanos, secuestra los poderes públicos, comete fraude electoral, encarcela a sus adversarios, reprime a los medios de comunicación, interviene en los asuntos internos de otros países, y mantiene relaciones con gobiernos forajidos y grupos terroristas. Comprendemos que su militancia en el PT le obliga a mantener cierta lealtad para con sus aliados políticos, como es el caso de Chávez, pero el tema que nos ocupa va más allá de las alianzas circunstanciales; tiene que ver con la estabilidad y la supervivencia misma de toda la región. 14
En marzo de 2008, después de que Chávez rompió rela- ciones con el gobierno colombiano y luego de que envió tropas a la frontera, en protesta por la muerte de su amigo, el terrorista Raúl Reyes, Lula se atrevió a declarar públicamente que Chávez había sido el “gran pacificador” del conflicto 15.


NOTAS
1 Nota disponible en: http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/latin_america/newsid_2612000/2612325.stm
2 Nota disponible en: http://es.wikinews.org/wiki/Según_Lula,_ayuda_del_Foro_de_São_Paulo_fue_funda mental_para_Chávez
3 Nota disponible en http://www.aporrea.org/venezuelaexterior/n83936.html

4 Nota disponible en: http://www.eluniversal.com/2006/09/07/pol_ava_07A775287.shtml
5 Nota disponible en: http://www.unionradio.com.ve/Noticias/Noticia.aspx?noticiaid=186584
6 Nota disponible en: http://www.rnv.gov.ve/noticias/index.php?act=ST&f=3&t=40990
7 Nota disponible en: http://www.eluniversal.com/2006/12/05/elecc_ava_05A811967.shtml
8 Nota disponible en: http://economia.eluniversal.com/2007/01/26/forem_ava_26A829107.shtml
9 Nota disponible en: http://www.abn.info.ve/go_news5.php?articulo=89918&lee=18 10 Nota disponible en: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=56541
11 Nota disponible en: http://politica.eluniversal.com/2008/01/01/pol_art_asesor- de-lula-desca_01A1281611.shtml
12 Nota disponible en http://www.sela.org/sela/prensa.asp?id=12428&step=3
13 Nota disponible en http://www.telesurtv.net/secciones/noticias/nota/18301/can- ciller-amorin-el-ingreso-de-venezuela-a-mercosur-es-muy-importante/
14 Respuesta de Fuerza Solidaria al Diputado Rosinha disponible en http://www.fuerzasolidaria.org/WebFS/Noticias/VicepresidenteDelParlasurResponde AFS.html
15 Nota disponible en: http://www.terra.com.ve/actualidad/articulo/html/act1189715.htm

 


9. América Libre y la carta robada
Uno de los cuentos clásicos que mejor revela cómo funciona una mente criminal es La carta robada, escrito por el poeta norteamericano Edgar Allan Poe (1809-1849).
Según el relato, un ministro de la Corte Real de Francia, roba una carta que contiene importantes secretos de Estado; escondiéndola luego en su casa para que nadie pueda hallarla.


El régimen francés sabe muy bien que el ministro no confesará haber robado la carta; mucho menos revelará su paradero; así que cada vez que el ministro sale de su casa, funcionarios policiales entran secretamente, para buscar la carta minuciosamente, sin poder encontrarla.
El Prefecto de la Policía encomienda al héroe de los cuentos de Poe, el detective Dupin, que resuelva el misterio de la carta robada.


Luego de analizar concienzudamente el caso, Dupin concluye que la mejor manera de esconder la carta es no escondiéndola; es decir, dejándola en un lugar donde toda la gente pueda verla; justamente donde nadie piense en buscarla.


Igual ocurre con los integrantes del Foro de São Paulo y, más específicamente, con su revista América Libre. Todo lo hacen de manera tan abierta y tan descarada, que no parecieran comportarse como una organización criminal.


Al momento de escribir estas líneas –30 de marzo de 2008, en horas del mediodía– coloco en el buscador de Internet Google la frase entrecomillada “América Libre”; luego abro el primer enlace electrónico que aparece en pantalla, y toda la información sigue allí, intacta 1.
En el Consejo Editorial aparecen –aunque algunos hayan fallecido– el comandante Manuel Marulanda Vélez, alias Tirofijo, jefe máximo de las FARC; el comandante Milton Hernández, canciller del ELN; y Víctor Polay, fundador del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru, del Perú.


Pero junto a ellos, están también –como si fuese natu- ral– los nombres de Alí Rodríguez, ex presidente de Petróleos de Venezuela y ahora vicepresidente del principal partido oficialista; Rigoberta Menchú, líder indigenista guatemalteca y premio Nóbel de la paz; el fallecido líder del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional, Schafik Handal; el diputado peruano Javier Diez Canseco; la escritora chilena Marta Harnecker; los ex ministros sandinistas Fernando Cardenal y Miguel D ́Escotto; Joao Pedro Stédile, del Movimiento Sin Tierra, y el teólogo de la liberación Leonardo Boff, ambos del Brasil; por mencionar unos cuantos 2.


En los enlaces relacionados, aparecen –entre muchas otras– las páginas electrónicas de las FARC, el ELN, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, las Madres de Plaza de Mayo, el Movimiento Sin Tierra, el periódico cubano Granma y Le Monde Diplomatique de Francia 3.
Basta pulsar el cursor en el botón que dice “Números anteriores”, para que aparezcan las portadas de los 21 números de la revista, que contienen desde entrevistas a Fidel Castro y a Tirofijo, hasta loas al Che Guevara, pasando por los docu- mentos que produce el Foro de São Paulo.


Los colaboradores de América Libre –que también cuenta con una edición impresa– justifican sin sonrojarse todos los crímenes cometidos por el régimen cubano y por la subversión latinoamericana, incluso los actos de terrorismo, considerándolos necesarios para alcanzar la justicia social y la tan ansiada utopía marxista.


El “moderado” Lula da Silva se atreve a escribir en el número 18 de la revista, sin importarle que más abajo aparezca un artículo del líder guerrillero colombiano Milton Hernández 4. Curiosamente, en el número 6 también escribió Fernando Henrique Cardoso 5. El número 4 publica los discursos de Lula y de Fidel Castro en el IV Encuentro del Foro de São Paulo 6.
Como se podrá constatar en la página electrónica de América Libre, no era necesario extraer la información de la computadora de Raúl Reyes para saber que los dirigentes co- munistas argentinos viajaban a los campamentos de las FARC.


El número 13 contiene una elogiosa entrevista a Tirofijo, fechada en diciembre de 1998, realizada en las selvas colombianas, nada menos que por el Secretario General del Partido Comunista Argentino, Patricio Echegaray 7.
En marzo de este año, en medio de una de las peores crisis diplomáticas que ha vivido Colombia, los dirigentes del Polo Democrático Alternativo colombiano, Gloria Flores y Nelson Verrier, viajaron a Ciudad de México a participar en una reunión del Grupo de Trabajo del Foro de São Paulo; pero no para apoyar al gobierno de Uribe en su lucha contra el narcoterrorismo, sino todo lo contrario.
 

Flores y Verrier firmaron una declaración, junto con otros integrantes del FSP, para protestar contra la “Operación Fénix” y para solidarizarse con Rafael Correa. Aunque parezca increíble, dirigentes de las FARC también estaban invitados a participar en el evento, pero el gobierno mexicano les negó las visas de entrada.


Según un cable de Prensa Latina, fechado en México el 21 de marzo, el Polo Democrático Alternativo “convocará para el segundo semestre de este año, a un gran Encuentro Internacional por la Paz en Colombia, con asistencia de personalidades y movimientos sociales de América Latina” 8. Por lo que se deduce de la nota y de las conclusiones de la reunión en México, el objetivo del Encuentro no es precisamente la paz, sino desestabilizar al gobierno de Uribe, invitando a Colombia a todos los aliados políticos de las FARC.


Una vez más, los integrantes del Foro de São Paulo se aprovechan de las debilidades del sistema democrático –en este caso de una mal entendida libertad de expresión– para hacer apología del delito y para asociarse con los peores cri- minales de América; es decir, se aprovechan de la democracia para destruirla.


NOTAS
1 Revista América Libre disponible en http://www.nodo50.org/americalibre/
2 Consejo Editorial de América Libre disponible en http://www.nodo50.org/ americalibre/consejo.htm

3 Enlaces de la revista América Libre disponible: http://www.nodo50.org/americalibre/enlaces.htm
4 Índice No 16 disponible en: http://www.nodo50.org/americalibre/anteriores/18/index.htm
5 Índice No 6 disponible: http://www.nodo50.org/americalibre/anteriores/6/index.htm
6 Índice No 4 disponible : http://www.nodo50.org/americalibre/anteriores/4/index.htm
7 Entrevista disponible en: http://www.nodo50.org/americalibre/anteriores/13/echegaray13.htm
8 Disponible en http://www.prensalatina.com.mx/article.asp?ID=%7B4021EB36- 562F-4A0C-8026-428B94D9C7E9%7D)

 

10. La Revolución es una farsa
Al exterior de Venezuela se piensa que Chávez es el adalid de los más humildes y que cuenta con el respaldo de la mayoría de los venezolanos, lo cual se ha demostrado –supuestamente– en las numerosas elecciones que ha habido en nuestro país.


Como veremos en las cifras que presentamos más ade- lante, el gobierno de Chávez es una gran farsa. No ha resuelto ninguno de los problemas que afectan a los más pobres, sino que, por el contrario, los ha empeorado.


Se mantiene en el poder debido al secuestro de los poderes públicos, al fraude electoral, a la compra de conciencias, a la mentira, y a la represión.


Dado que Venezuela es un país eminentemente petrolero, el presupuesto nacional depende directamente del precio del crudo. Desde que Chávez llegó al poder, en 1998, el precio del barril se ha quintuplicado. Como consecuencia, durante su gestión de gobierno, Chávez ha recibido ingresos superiores a los tres gobiernos anteriores juntos. Se podría suponer, entonces, que los índices de producción y de riqueza han aumentado al menos tres veces.


Sin embargo, el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita se ha mantenido constante, en poco menos de 6.000 dólares. La deuda pública ha aumentado, de 30 mil a 40 mil millones de dólares. El bolívar se ha devaluado exponencial mente. La tasa anual de inflación se mantiene muy por encima de Argentina, Brasil, Chile, Colombia y México.


Aunque parezca increíble, los niveles de pobreza se mantienen casi constantes, según cifras suministradas por el Banco Central de Venezuela y el Ministerio de Finanzas. La desnutrición ha aumentado, al igual que el desabastecimiento. Cinco de cada once personas ocupadas trabajan en el sector in-formal A. pesar de contar con un presupuesto tres veces superior, el gobierno de Chávez ha construido setenta por ciento menos viviendas que los gobiernos anteriores. El número de establecimientos industriales se ha reducido a la mitad.


Las importaciones se han cuadruplicado, de 4 mil millones de dólares en 1996, a 16 mil millones de dólares en el 2006. Las importaciones han aumentado aún más en el 2007
y 2008L. a producción petrolera ha descendido de 3.200 barriles por día a menos de 2.500. Probablemente la cifra sea aún menor, pero no puede constatarse, debido a la falta de transparencia en las cifras oficiales.


La inversión extranjera se ha desplomado, de más de 6.000 millones de dólares al año en 1997 a números negativos en el 2006. Lo cual significa que las empresas extranjeras han cerrado y evacuado sus capitales del país.


Según la Heritage Foundation, el índice de libertad económica en Venezuela es de los peores del mundo, superando solamente a Corea del Norte y a Zimbabwe.
Uno de los problemas más acuciantes de Venezuela –la inseguridad– se ha agravado dramáticamente durante la gestión de Chávez. Han muerto más de cien mil venezolanos
en manos del hampa, cifra superior a las que existen en países sometidos a las guerras. Sin embargo, en lugar de invertir en seguridad, Chávez gasta en armamento de guerra mucho más que el resto de los países iberoamericanos. Por cada bolívar que se invierte en seguridad, se invierten 90 en armas de guerra 1


Otro de los problemas es el desplome en la producción de alimentos y, como consecuencia, el desabastecimiento en los renglones más elementales, como la leche, el azúcar, el arroz, los huevos, la carne, el pollo, etcétera.


Además de las dificultades inherentes al campo, el productor venezolano sufre los embates de las invasiones de tierras, promocionadas por el oficialismo; y de la extorsión y los secuestros, por parte de la guerrilla colombiana, que cuenta con la anuencia tácita del Gobierno para operar en Venezuela.


Paralelamente, el Gobierno utiliza los recursos del Estado para financiar a sus aliados internacionales. Durante sus nueve años de go-bierno, Chávez ha gastado más de 25 mil millones de dólares en apoyar a sus amigos, cifra superior a la deuda externa de Venezuela.
Venezuela construye casas en Nicaragua, hospitales en África, puentes en Uruguay, carreteras en Cuba; financia a las fuerzas policiales de Bolivia; compra bonos de la deuda externa Argentina; envía combustible subsidiado a El Salvador; finan- cia casas para niños abandonados en Guyana; por mencionar unos pocos casos. Mientras tanto, los venezolanos claman por empleo, alimentos, viviendas, escuelas, hospitales, puentes, carreteras y servicios de todo tipo.


Para justificar su monumental fracaso, Chávez recurre reiteradamente a la vieja excusa del imperialismo.


El “imperio” norteamericano es el culpable de todos los males. Los líderes opositores son todos “agentes de la CIA” o “lacayos del imperio”. Si hay desabastecimiento, es el “imperio” que sabotea la producción. Si los hospitales no funcionan, entonces la culpa es de George Bush. Fueron funcionarios de los Estados Unidos quienes infiltraron paramilitares en los barrios de Caracas para generar mayor inseguridad. Y así suce- sivamente.


El antiimperialismo no sólo sirve para encubrir los fra- casos, sino para dar a Chávez la imagen de víctima, mientras que el gobierno reprime ferozmente a la disidencia, encarcelando dirigentes, elaborando listas de enemigos –conformadas por todo aquel que vote en su contra– a quienes se les niega contratos, empleos, créditos o servicios.


NOTAS
1 Cifras disponibles en http://www.fuerzasolidaria.org/WebFS/Multimedia/Econo- miaVenezolana.pps

 

11. Intento por impedir la tragedia
Me enteré de la existencia del Foro de São Paulo poco después de su creación y decidí darle seguimiento por simple curiosidad. Quería saber por qué el régimen cubano se había salvado de la debacle, cuando todos los regímenes comunistas se habían derrumbado en Europa Oriental y la Unión Soviética. Sin duda, el FSP le había servido de parachoques a Fidel Castro, suministrándole apoyo político en esta región del planeta.


En mayo de 1995, mi preocupación aumentó, cuando leí un cable de AP, informando que Chávez había viajado a Montevideo, para inscribirse en el Foro de São Paulo. Supuse que los integrantes del FSP pondrían su experiencia y sus re- cursos al servicio de la candidatura de Chávez, a cambio de una retribución posterior.


Ese mismo año decidí iniciar una movilización para advertir al pueblo venezolano y a la comunidad internacional, sobre las peligrosas consecuencias de esta alianza.
En noviembre de 1995, hace casi trece años, publiqué mi primer artículo en un diario de circulación nacional –Últimas Noticias– relacionando a Chávez con el Foro de São Paulo y las FARC.


En 1998, decidí lanzar mi candidatura a la Presidencia de Venezuela, no para ganar las elecciones, puesto que sabía perfectamente que eso era imposible, sino como plataforma para seguir advirtiendo sobre el peligro.


El 1 de noviembre de 1998, junto con el equipo que me acompañaba, elaboré y distribuí 200 mil ejemplares de un informe similar a éste, titulado "El Plan del Foro de São Paulo para conquistar Venezuela", donde denunciaba textualmente lo siguiente:
Una transnacional del terror, autodenominada el Foro de São Paulo, dirigida por Fidel Castro y conformada por criminales, narcotraficantes, y asesinos, pretende tomar a Venezuela por asalto muy pronto y utilizar nuestro territo- rio para exportar la Revolución Cubana a toda América Latina. El instrumento para materializar este macabro plan es Hugo Chávez Frías...
Chávez no representa un proyecto nacional. Desde antes del (golpe del) 4 de febrero de 1992, Chávez ha sido –y es todavía– una herramienta de Fidel Castro y de la guerrilla latinoamericana, quienes pretenden utilizar el hierro, el petróleo, y el aluminio venezolanos, así como la influencia geopolítica de nuestro país, para extender la Revolución Cubana a toda América Latina.


Recorrí tres veces el territorio nacional, dando conferencias, ruedas de prensa y entrevistas, con un discurso monotemático: “Chávez es el candidato de las FARC”, lo cual fue reflejado muchas veces en titulares de la prensa regional y nacional.


Lamentablemente, el pueblo venezolano sentía un rechazo tan grande por los partidos tradicionales, que hizo caso omiso a las advertencias, y decidió votar por Chávez, en la única elección que ganó limpiamente. En realidad la gente no votó a favor de Chávez, sino en contra de los gobiernos anteriores. Una vez que Chávez asumió la Presidencia, hice todo lo posible por evitar que el proyecto se expandiera; en lo interno, denunciando continuamente a Chávez e iniciando protestas pacíficas en su contra. Y en lo externo, escribiendo artículos y cartas, y viajando por toda la región, para advertir sobre el peligro de expansión.


En julio de 2000, introduje en la Fiscalía General una acusación contra Chávez por traición a la patria, por mantener vínculos con las FARC; y por ordenar el pago de dinero a la guerrilla 1.
En el año 2001, junto con un grupo de amigos, decidi- mos conformar una asociación civil –Fuerza Solidaria– para darle mayor organicidad y eficiencia a la lucha contra el tota- litarismo en Venezuela. Fuerza Solidaria fue la pionera en las marchas y concentraciones contra el Régimen, adelantándose casi un año a las grandes movilizaciones de 2002 2.


Hoy en día, nuestra ONG es una de los principales fuerzas de oposición al Régimen; y, sin duda alguna, el baluarte más importante de la resistencia civil en Venezuela.


En cuanto a la labor internacional, hemos escrito cartas abiertas a los pueblos y/o a las instituciones de Argentina, Brasil, Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador, El Salvador, Mé- xico, Nicaragua, Paraguay, Perú y Uruguay 3.


Hemos prevenido a otros países para que no repitiesen la triste experiencia venezolana, incitándolos a no votar por los candidatos del Foro de São Paulo. Hemos advertido a los gobiernos y a los parlamentos de toda la región de los planes del FSP.
He viajado treinta veces: Seis veces al Brasil, cinco a los Estados Unidos, cinco a la Argentina, tres a Colombia, tres a El Salvador, dos a Bolivia, dos a Uruguay, dos a Italia y dos a España. En cada uno de los viajes he dado declaraciones a los medios; sostenido reuniones con dirigentes políticos, gre- miales y eclesiales, siempre para advertir sobre los planes del Foro de São Paulo.
Hemos creado un breve servicio de información digital, denominado Tips Revolucionarios, que reciben miles de suscriptores en todo el continente, cuyo objetivo es “mostrar día a día el preocupante avance del castro-comunismo en la región, así como la resistencia que algunos sectores le ofrecen”4.


Finalmente, luego de tantos años de lucha, hemos detectado que existe un obstáculo adicional, que no es de orden político, sino cultural. En efecto, existe una relación entre la cultura prevaleciente y la capacidad de una nación para enfrentar eficazmente el totalitarismo.


La concepción materialista que predomina actualmente en Iberoamérica perjudica a la sociedad, porque si no existen principios y valores superiores a nuestra existencia mortal, ¿Cómo luchar contra un sistema que amenaza a sus adversarios con arrebatarles la libertad y hasta la vida misma?


Como consecuencia, Fuerza Solidaria ha emprendido una movilización nacional e internacional para promover la recuperación de los valores y principios transcendentes, propios de nuestra civilización cristiana occidental. La movilización incluye la edición y distribución de dos libros, titula- dos respectivamente, El Continente de la Esperanza y Arte clásico y buen gobierno 5.


NOTAS
1 Texto completo de la acusación en el Apéndice. También disponible en http://www.fuerzasolidaria.org/WebFS/Escritos/JuicioChavez.html
2 Orígenes de Fuerza Solidaria, disponible en: http://www.fuerzasolidaria.org/WebFS/Nosotros.html
3 Cartas disponibles en http://www.fuerzasolidaria.org/WebFS/Cartas.html
4 Tips Revolucionarios disponibles en http://www.fuerzasolidaria.org/WebFS/Tip- sRevolucionarios.html
5 Ver ambos libros en http://www.fuerzasolidaria.org/WebFS/Publicaciones.html


12. ¿Por qué Chávez sigue gobernando?
La comunidad internacional se preguntará cómo es posible que un país tan democrático como el nuestro, permi- tió que un hombre como Chávez haya llegado a la Presidencia y que –más grave aún– se haya mantenido durante casi diez años en el poder.


Ya nos referimos al ambiente antisistema que imperaba en 1998, lo cual le permitió a Chávez acceder a la Presidencia. También explicamos en el capítulo 4 cómo la Asamblea Constituyente fue utilizada para secuestrar todos los poderes públicos y, de esta forma, impedir cualquier salida institucional a la crisis. Pero la “fórmula secreta” de Chávez para mantenerse en el poder ha sido el control y la manipulación de la oposición.


Además de los consabidos oportunistas que medran del Gobierno y de los pragmáticos que buscan acomodarse o defender espacios, también existe una explicación que tiene sus orígenes en la trayectoria histórica de los partidos.


Los principales partidos políticos venezolanos, actuales opositores al Régimen, crecieron y se desarrollaron durante la década de los cincuenta, luchando contra la dictadura de un militar de derecha, Marcos Pérez Jiménez.


Desde entonces, muchos políticos adoptaron una posi- ción de izquierda y temen profundamente al “fantasma” de la dictadura. Decimos fantasma, porque en la actualidad no son viables las dictaduras militares de derecha, como las que pre- dominaban en nuestro continente durante los años 50 y 60.

Por miedo a un “pinochetazo”, los partidos opositores prefieren mantener a Chávez en el poder –pese a que, irónicamente, él también sea militar– antes que abrirle la puerta a una intervención castrense.


Consideran a Chávez como la “oveja negra” de la familia socialista, pero, después de todo, es de la familia; mientras que un gobierno militar representa a su enemigo histórico, o al menos así lo perciben.


Este paradigma se notó claramente después de la masacre ordenada por Chávez el 11 de abril de 2002, que ori- ginó su renuncia. Es cierto que el gobierno provisional cometió errores imperdonables, más que todo por improvisación y, en algunos casos, por mezquindad; pero, pese a manifestar su disposición a rectificarlos, connotados dirigentes opositores, como Teodoro Petkoff, salieron públicamente a torpedear al nuevo gobierno.


Paralelamente, muchos de ellos maniobraron secretamente para facilitar el regreso de Chávez, como luego confesó Francisco Arias Cárdenas, propulsor de la candidatura de Petkoff. Ya no importaba la masacre, sino cerrarle el paso al fantasma de la derecha.


Lo mismo ocurrió durante el Paro Cívico de 2002 y du- rante las protestas de calle de 2003 y 2004, conocidas como “guarimbas”. Los dirigentes de oposición querían presionar a Chávez, hasta obligarlo a someterse a un proceso electoral, pero sin llegar al “extremo” de provocar una crisis militar; por eso, negociaron el paro a espalda de los petroleros injustamente despedidos, a la vez que frenaron públicamente las “guarimbas”.
Aunque parezca increíble, el temor al fantasma de la derecha predomina hasta la fecha. Por eso, aún después de las pruebas surgidas del computador de Raúl Reyes, que demuestran los estrechos vínculos de Chávez con el narcoterrorismo colombiano, la mayoría de los líderes opositores insiste en esperar hasta las elecciones presidenciales de 2012 para cambiar de gobierno. Lo cual constituye un verdadero absurdo: permi- tir que un criminal siga en el poder, por miedo a un fantasma que no existe.


Muy difícilmente los militares venezolanos se rebelen contra el Gobierno, a través de un “golpe”; no sólo por su formación democrática, que data de medio siglo, sino por las circunstancias internacionales, que hacen inviable un régimen militar.


Lo que sí puede ocurrir –y muy seguramente ocurra– es una acción generalizada de desobediencia civil pacífica (como la que se dio el 11 de abril de 2002); debido a la combinación de crisis social, debacle económica y descontento político; au- nada a las recientes revelaciones sobre los vínculos de Chávez con las FARC.


La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela –en su Artículo 350– no solamente autoriza a los ciudadanos, sino que les ordena explícitamente, desconocer a las autoridades y a las leyes que menoscaben los preceptos democráticos 1, como ocurre con el gobierno de Chávez.


Por eso, llegado el momento de la desobediencia civil – que estará plenamente justificada– los militares se negarán a reprimir a la población, tal como se negaron aquel 11 de abril, dando origen a una crisis política que tendrá como desenlace un cambio de gobierno, mucho antes del 2012.


Hace apenas cuatro meses, el 2 de diciembre de 2007, con motivo del referéndum para aprobar o rechazar la reforma constitucional que propuso Chávez, los militares se negaron a convalidar el fraude electoral que tenía preparado el Régimen, lo cual obligó a las autoridades electorales a proclamar el triunfo del “No”, aunque por un margen mucho menor al ver- dadero.


Falta por determinar cómo será la transición y cual será la composición del nuevo gobierno, porque, en el caso venezolano, todos los poderes públicos están contaminados y, por tanto, son incapaces de conducir la transición. Ése será, sin duda, uno de los grandes retos de la sociedad venezolana.


El otro reto es el factor tiempo. Tal como se explica en el próximo capítulo, Chávez y sus aliados no se quedarán quietos frente a las revelaciones contenidas en el computador de Reyes. Mientras más tiempo se quede Chávez en el poder, mayor peligro representa para la estabilidad de Venezuela y del continente.


Por eso, incluso antes de que se realizara la “Operación Fénix”, Fuerza Solidaria inició gestiones para convencer a las instituciones democráticas venezolanas de realizar un esfuerzo conjunto para lograr un cambio de gobierno en el corto plazo 2.


NOTAS
1 Peña, A. (2005). 350 – Cómo salvar a Venezuela del castro-comunismo. Ediciones Fuerza Productiva. Caracas. Disponible en: http://www.fuerzasolidaria.org/WebFS/LibrosFolletos/Libro350Espanol.pdf
2 Ver artículo, ¡Ni un días más!, disponible en: http://www.fuerzasolidaria.org/WebFS/Escritos/NiUnDiaMas.htm

 

13. ¿Qué puede esperarse del Foro de São Paulo?
Los grandes dramaturgos clásicos –como Shakespeare y Schiller– jamás escenificaron fábulas o invenciones; sino acontecimientos históricos de gran relevancia, para enseñar a la audiencia las consecuencias de actuar correcta o equivocadamente.Cuando los personajes actúan conforme a la moral y al sentido común, como sucede en La vida del Rey Enrique V, entonces la obra deviene en epopeya; pero cuando actúan pusilánimemente o movidos por las bajas pasiones, como ocurre en Otelo, el moro de Venecia, la obra deviene en trage- dia.


Sin duda, es una forma amena y pedagógica de transmi- tir experiencias vitales a generaciones enteras.


Para saber qué hará el Foro de São Paulo durante las próximas semanas y meses, no hay que ser adivino o tener información privilegiada; es suficiente haber analizado algunos personajes de Shakespeare, sobre todo aquellos que han sido descubiertos cometiendo algún crimen.
En la tragedia Hamlet, Príncipe de Dinamarca, el personaje Claudio envenena a su hermano –el rey– para quitarle la vida, el trono y hasta la esposa. El príncipe Hamlet, hijo del rey, descubre el fratricidio, pero ya sea por miedo o por inde- cisión, no actúa oportunamente.
El flamante rey Claudio, sintiéndose acorralado, aprovecha cada minuto en el poder para deshacerse de sus adversarios. Planifica la muerte de cada uno de ellos, incluyendo, por supuesto, la del propio Hamlet. Es la única manera de sal- varse del castigo y de permanecer en el trono.


Lo mismo ocurre con el personaje Macbeth, general de los ejércitos de Escocia, que asesina paulatinamente a todos sus adversarios, para encubrir el vil regicidio que ha cometido en su propio castillo 1.


Pues bien, Hugo Chávez, Rafael Correa y muchos otros integrantes del Foro de São Paulo, están irremediablemente atrapados por la computadora de Raúl Reyes, cuya información ha confirmado todas las sospechas que había sobre sus relaciones con las FARC.


Es evidente que cualquier funcionario público que tenga relaciones con una organización narcoterrorista, debe ser destituido; pero es de suponer que –al igual que Claudio– aprovechará cada minuto en el poder para deshacerse de sus adversarios, tanto internos como externos. Siendo el primer blanco el gobierno de Álvaro Uribe.


El FSP puede recurrir a varios mecanismos de presión, entre ellos los siguientes:
Primero, llevar a cabo una campaña diplomática, en la que participen todos los gobiernos e instituciones vincu- ladas al Foro de São Paulo, para desprestigiar al gobierno colombiano, restándole credibilidad a la información prove- niente de la computadora de Reyes.


Segundo, provocar un conflicto fronterizo, posible- mente con Ecuador, donde Correa todavía mantiene cierto respaldo popular; a diferencia de Chávez, que no cuenta con el apoyo interno para una acción bélica.


Tercero, ahogar económicamente a Colombia, saboteando el comercio con ese país. En este sentido, el gobierno venezolano ya está tomando acciones para perjudicar el intercambio bilateral.


Cuarto, fortalecer a los enemigos internos de Uribe, para que desestabilicen su gobierno. El viaje de los dirigentes del Polo Democrático a Ciudad de México, así como el En- cuentro Internacional por la Paz en Colombia, que se llevará a cabo a mediados de año, se enmarca dentro de esta estrategia. Quinto, llevar a cabo atentados terroristas selectivos, con el apoyo logístico de los gobiernos controlados por el FSP. Justamente cuando termino de escribir el párrafo ante- rior, un cable reseña que el Gobierno de Ecuador presentó hoy en la Corte Internacional de Justicia de La Haya una de- manda contra Colombia por las fumigaciones aéreas con el herbicida glifosato sobre plantaciones de coca en territorio de ese país.


Según la canciller ecuatoriana, María Isabel Salvador,la demanda fue presentada pues "Ecuador tiene pruebas contundentes de que las aspersiones colombianas traspasaron la frontera y afectaron seriamente la salud y economía de numerosos ciudadanos ecuatorianos” 2


A todas luces, esta demanda nada tiene que ver con las fumigaciones, sino con el plan arriba expuesto.


El objetivo inmediato de los integrantes del Foro de São Paulo es derrocar a Uribe o –en su defecto– obligarlo a retroceder o a negociar.


El FSP aprovechará que a Uribe le quedan pocos meses de gobierno para convencerlo de “dejar las cosas así”. Claro, como toda mafia, el Foro no dejará a Uribe tranquilo hasta no vengarse, no importa lo que haga.


Las FARC y sus aliados, actuarán como el general Macbeth, que pactó con el demonio para alcanzar sus fines. No lo decimos sólo en términos figurados, puesto que las FARC son una secta satánica, que realiza horrendos rituales de sangre y de muerte.


Por eso, la única salida que le queda al gobierno colombiano –además de ser la opción moralmente correcta– es de- rrotar definitivamente no sólo a las FARC, sino a todo el Foro de São Paulo, para lo cual se requiere, como explicaremos en el próximo capítulo, llevar a cabo un esfuerzo de carácter con- tinental.


Es importante resaltar que, junto con Colombia, el otro blanco inmediato del Foro de São Paulo es El Salvador, por ser el país que más ha combatido el comunismo en Centroamérica, impidiendo así que se extienda más rápidamente por la región. De allí el apoyo masivo que está recibiendo el Frente Farabundo Martí por parte de Chávez.

NOTAS
1 Peña A. (2008). Arte clásico y buen gobierno. Ediciones Fuerza Productiva. Cara- cas.
2 Nota de prensa disponible en http://globovision.com/news.php?nid=83239


14. Urge crear la contrapartida del Foro de São Paulo
Una de las principales ventajas que tiene el Foro de São Paulo sobre las instituciones democráticas de Iberoamérica, es que aquél actúa continentalmente; mientras que éstas se circunscriben a un campo de acción nacional.


Cuando el gobierno colombiano lucha contra las FARC, no sólo se enfrenta a esa guerrilla, que ya de por sí es peligrosa, sino a todos los integrantes del Foro de São Paulo, representados en Colombia por las FARC.


Cuando los venezolanos luchan contra Hugo Chávez, y en algún momento logran debilitarlo, todos los miembros del Foro de São Paulo acuden en su ayuda, para que su camarada continúe en el poder, y siga enviándoles los petrodólares que pertenecen a nuestro pueblo.


Cuando el partido ARENA participa en unas elecciones contra el Frente Fararundo Martí, en realidad compite no sólo contra el FMLN, sino contra asesores cubanos, financiamiento venezolano, ideólogos mexicanos, expertos brasileños y comunistas chilenos; es decir, compite contra todo el poder del Foro de São Paulo.


Cuando un país se atreve a cruzar unos kilómetros del territorio ajeno para defenderse de ataques terroristas –ejecutados por miembros del Foro de São Paulo– como lo hizo Colombia durante la “Operación Fénix”, entonces todos los integrantes del FSP se rasgan las vestiduras, argumentando violación a la soberanía. Sin embargo, ellos la violan todos los días, sin que haya escándalo alguno.


En otras palabras, el FSP libra una batalla internacional en cada uno de nuestros territorios; mientras que nosotros – los demócratas– luchamos nacionalmente, contra un adver- sario internacional.


La única manera de enfrentar con posibilidades de éxito al Foro de São Paulo es combatiéndolo simultáneamente, en todos los países de Iberoamérica, lo cual requiere de cierta coordinación; respetando siempre la autonomía de cada una de nuestras naciones.
El 18 de abril de 2007, en el marco del XX Foro de las Libertades, celebrado en Porto Alegre, Brasil, propuse públicamente la creación de una organización por la defensa de América (ODA), a fin de contrarrestar el avance del castro co- munismo en la región 1.
El procedimiento para crear una organización capaz de coordinar esfuerzos continentales para contrarrestar al Foro de São Paulo sería el siguiente:


Primero, celebrar una reunión fundacional, donde concurran representantes democráticos de cada país iberoamericano; preferiblemente pertenecientes a organizaciones no gubernamentales (ONG), aunque también serían bienvenidos militantes de partidos políticos. Usamos la palabra “democráti- cos” para diferenciarlos claramente de aquellos que comparten los planteamientos ideológicos del FSP.


Segundo, crear un archivo de inteligencia o biblioteca virtual, para que todo ciudadano iberoamericano, pueda informarse sobre qué es el Foro de São Paulo, quiénes lo conforman en cada país, cuáles son sus ramificaciones y sus alianzas, cómo funciona, cuáles son sus planteamientos ideológicos, etcétera.


Tercero, crear un plantel de profesores, filósofos, comunicadores e investigadores itinerantes, dispuestos a viajar por toda la región, a fin de refutar ideológicamente los planteamientos del Foro de São Paulo, dando charlas, confe- rencias, entrevistas y, sobre todo, clases a los más jóvenes, para que no se dejen engañar por las mentiras del materialismo, en sus diferentes variantes.


Cuarto, establecer un mecanismo continental de intercambio de información inmediata y de consulta, para infor- mar de las amenazas que se presenten en cualquier país de la región, y para diseñar acciones conjuntas en respuesta a dichas amenazas.


Cuando un miembro del Foro de São Paulo intervenga en los asuntos de otra nación, defendiendo a uno de sus cama- radas, como lo hace Chávez constantemente, son los miembros de la contrapartida del FSP en el país –en este caso los venezolanos demócratas– quienes deben denunciar pública- mente su comportamiento.


Cuando Lula defienda a Chávez, como lo ha hecho tan- tas veces, son los brasileños demócratas quienes deben re- prochárselo, y organizar manifestaciones de calle en su contra, por avalar el totalitarismo en otro país.


Cuando Rafael Correa quiera llevar a su pueblo a un conflicto con Colombia, para defender los intereses de las FARC, son los demócratas ecuatorianos quienes deben enfrentarlo, denunciando sus verdaderas lealtades.


Los chilenos amantes de la democracia son los indicados para denunciar la actitud de José Miguel Insulza, por uti- lizar su cargo en la OEA indebidamente, al defender a sus camaradas del Foro de São Paulo.


Paralelamente, los integrantes de la contrapartida al FSP deben actuar como “caja de resonancia” en sus respectivas naciones, para que cada una de estas denuncias particulares sea difundida ampliamente en su territorio.


En resumen, proponemos realizar acciones concertadas, equivalentes a las del Foro de São Paulo, pero de signo con- trario; pero sin violar –como acostumbra a hacerlo el FSP– las leyes de cada nación y los preceptos democráticos.


NOTAS
1 Nota de prensa disponible en: http://www.fuerzasolidaria.org/WebFS/Noticias/APEProponeCrearLaODA.html


Conclusión: La crisis como oportunidad
El enfrentamiento definitivo entre el Foro de São Paulo y el gobierno colombiano era inevitable e, incluso, predeci- ble. El FSP funciona como un tumor cancerígeno que necesita células sanas –o sea, democráticas– para propagarse.


Colombia, en Sur América, y El Salvador, en Centro América, son naciones que han constituido un obstáculo para la expansión del Foro de São Paulo, y que esa organización requiere para culminar su metástasis regional. Según la lógica del FSP, los pocos gobiernos que todavía están fuera de su órbita –como México, Perú, Costa Rica y Guatemala– caerían fá- cilmente después.
Una vez atornillado en Iberoamérica, el FSP continuaría con sus planes expansionistas hacia otros continentes, utilizando como vehículo al Foro Social Mundial.


Afortunadamente, la “Operación Fénix” cambió radicalmente el tablero político de la región, proporcionando ele- mentos para derrotar no solamente a las FARC, sino a todos sus aliados; siempre y cuando las instituciones democráticas de América actúen con determinación, llevando hasta las últimas consecuencias la batalla policial, jurídica y política que se de- riva de esa acción militar.


Sin embargo, surgen las interrogantes: ¿Por qué el Foro de São Paulo se apoderó de tantos gobiernos? ¿Cómo es posi- ble que el comunismo haya resurgido en Iberoamérica, luego de su estrepitoso derrumbe en Europa Oriental? ¿En qué fa- llaron nuestros gobiernos y nuestros pueblos?

Existen muchas explicaciones, las cuales hemos analizado con detalle en otro ensayo, el Continente de la Esperanza 1, pero una de ellas es, sin duda, que los problemas relacionados a la pobreza persisten en nuestra región, a pesar de vivir en el con- tinente más rico del planeta.
Los pueblos de Iberoamérica le han abierto la puerta al marxismo, cansados de la miseria y de la injusticia social; bus- cando una solución a sus problemas concretos y urgentes. Pero como el Foro de São Paulo es incapaz de resolverlos, la crisis sigue vigente y continuará complicándose.


Paradójicamente, la lucha final contra el Foro de São Paulo, que comenzó el primero de marzo de 2008, constituye una oportunidad histórica:


La oportunidad de derrotar definitivamente al castro- comunismo. La oportunidad de iniciar un emocionante camino hacia el desarrollo y la industrialización La oportunidad de recuperar los valores inherentes a la civilización cristiana occidental, a la cual orgullosamente pertenecemos. La oportunidad de hacer de nuestro continente un paraíso, donde prevalezca el amor y la solidaridad. La oportunidad de reparar los errores del pasado, ocupándonos con entusiasmo de resolver los problemas de los más necesitados. La oportunidad de construir una sociedad justa y fructífera, donde cada quien pueda realizarse plenamente vivir tranquilamente junto a sus seres amados y alcanzar la felicidad.


NOTAS
1 Peña A. (2006). El Continente de la Esperanza. Ibíd.


Apéndice

Solicitud de juicio contra Chávez por traición a la patria
(Julio de 2000)
Ciudadano
Fiscal General de la República Su Despacho.-
Yo, Alejandro Peña Esclusa, ingeniero, venezolano, mayor de edad y titular de la cédula de identidad No 3.753.933, en cumplimiento de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, del deber que nos obliga a todos los venezolanos a honrar y defender la patria, sus sím- bolos, valores culturales, resguardar y proteger la soberanía, la nacionalidad, la integridad territorial, la autodeterminación y los intereses de la Nación, según reza en el artículo 130 de esta nuestra Carta Magna; y también del artículo 322 de nuestro mencionado máximo documento, que indica "La seguridad de la Nación es competencia esencial y responsabilidad del Es- tado... y su defensa es responsabilidad de los venezolanos y venezolanas... que se encuentren en el espacio geográfico na- cional", pedimos al despacho a su digno cargo y a usted, como venezolano que tiene los deberes antes mencionados, se sirva investigar, abrir expediente y llegar hasta las consecuencias que determine la Ley, respecto a los siguientes hechos que nos preocupan como venezolanos y que a continuación se ex- ponen:


1.- La entrega de dinero del (pueblo) gobierno venezolano a la guerrilla colombiana (denuncias del ex director de la DISIP, Jesús Urdaneta Hernández).
2.- Posición neutral y ofrecimiento de asilo a un enemigo de la Patria.
3.- Pertenencia a la misma organización a la que pertenece un enemigo de la Patria (Foro de São Paulo).
4.- Armas venezolanas incautadas a la guerrilla.
5.- Declaración de cambio de actitud del Presidente de la República hacia la guerrilla, admitiendo implícitamente que hasta ese momento era amigable, cuando debería ser siempre agresiva respecto a un enemigo declarado.
I
De los hechos de alarma
Según información publicada en el diario El Universal el pasado 13 de junio (anexo "A"), el ex director de la DISIP, comandante Jesús Urdaneta Hernández, denunció que recibió la orden por parte del Gobierno de entregarle a la guerrilla colombiana 300 mil dólares provenientes del patrimonio na- cional, añadiendo que "el Primer Mandatario ha sido pro guer- rilla y siempre quiso darle armamento". De comprobarse la veracidad de estas declaraciones, se trata de un hecho suma- mente grave, máxime cuando dicha guerrilla es enemiga del pueblo venezolano, lo cual viene respaldado por la vía de los hechos cuando los subversivos colombianos asesinan, secues- tran y extorsionan a los venezolanos; y por la vía del derecho, puesto que Venezuela mantiene activados "Teatros de Operaciones" militares en la frontera con Colombia, cuya función es principalmente combatir dicha guerrilla en esa zona del terri- torio nacional, lo cual se evidencia de las declaraciones suministradas a la prensa nacional el 19 de enero de 1997 por el entonces Ministro de la Defensa, general Pedro Nicolás Valen- cia Vivas, con motivo del anuncio de la creación del Teatro de Operaciones número 2, a fin de responder al angustioso reclamo de la sociedad tachirense ante la ola de secuestros y la proliferación de otros delitos cometidos por la guerrilla colombiana. En esa oportunidad el ministro Valencia Vivas especi- ficó que este Teatro de Operaciones estaría bajo un régimen jurídico especial, sustentado por un tribunal militar (anexo "B"), lo cual no deja lugar a dudas respecto a que la guerrilla colombiana es un enemigo de nuestra Patria, que hemos es- tado en guerra contra ella, y que deberíamos estar actualmente en guerra, puesto que los Teatros de Operaciones siguen ac- tivos y vigentes.


De acuerdo a la información publicada por el diario El Nacional en fecha 23 de febrero de 1999, titulada "Chávez ofrece asilo a guerrilleros colombianos" (anexo "C"), el Presi- dente de la República declaró: "si se repliega un soldado colombiano en cualquier condición, herido o no, nosotros lo atenderemos. Si se repliega un guerrillero colombiano, igua- lito, porque es un combatiente en un conflicto interno, en el cual nosotros somos neutrales". Esta declaración es grave y con- traria al interés nacional, puesto que el Presidente ofrece asilo en nuestro territorio a un enemigo en las mismas condiciones que al soldado amigo, declarándose además neutral en el con- flicto entre la guerrilla y el gobierno colombiano, cuando es claro que la guerrilla es enemiga de nuestra Patria, como queda arriba expuesto.


Según cable de Associated Press (AP) publicado en diarios de circulación nacional, como El Nuevo País (anexo "D"), el 30 de mayo de 1995, Hugo Chávez se incorporó a una organización denominada el "Foro de São Paulo", a la que también pertenecen, entre otras organizaciones, el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Esta información fue reconfir- mada por el dirigente del ELN, Pablo Beltrán, en entrevista sostenida el 17 de noviembre de 1999 en la cadena televisiva Globovisión (anexo "E"), donde afirmó que tanto el ELN como el Presidente Chávez forman parte del Foro de São Paulo y que se reúnen periódicamente a "intercambiar opi- niones". Por su parte, el líder de las FARC, Raúl Reyes, afirmó en rueda de prensa sostenida en Caracas en junio pasado, que él y el Presidente Chávez confluyeron en una reunión del Foro de São Paulo realizada en El Salvador (anexo "F").


El 11 de julio del 2000, el comandante de las Fuerzas Militares Colombianas, general Fernando Tapias, exhibió ante los medios de comunicación un impresionante arsenal de armas de guerra incautadas a la guerrilla colombiana (anexo "G"). Las armas presentaban el escudo de la Fuerza Armada de Venezuela. Es de presumir que si esas armas fueron incau- tadas en una sola incursión militar realizada contra la guerrilla,existen muchas más todavía en posesión de los subversivos colombianos.
El 21 de julio del 2000, según información publicada en El Universal, el Presidente Chávez advirtió que "cerrará las puertas a la guerrilla colombiana si se demuestra su partici- pación en el secuestro de Richard Boulton" (anexo "H"). Esto quiere decir que hasta ese momento el Presidente no les daba trato de enemigos. Una vez más, el Presidente manifiesta un comportamiento contrario al interés nacional al tratar amiga- blemente a quienes, como quedó arriba expuesto, son enemigos declarados de la Patria.


II
Del Derecho
Basándonos en la Constitución de la República Boli- variana de Venezuela en sus artículos 130 respecto al deber de los venezolanos de honrar y defender la patria; artículo 322 respecto a que si bien la seguridad de la Nación es competencia del Estado, su defensa es responsabilidad de los venezolanos y venezolanas; y del artículo 285, ordinal 5o, respecto a las atribuciones del Ministerio Público para intentar las acciones a que hubiere lugar para hacer efectiva la responsabilidad civil, laboral, militar, penal, administrativa o disciplinaria en que hubieren incurrido los funcionarios o funcionarias del sector público, con motivo del ejercicio de sus funciones, hemos acu- dido a su autoridad para que realice esta investigación y, de encontrar el mérito suficiente, realice la acusación correspondiente ante los Tribunales competentes de la Nación.


Dentro de los hechos antes expuestos, el artículo 232 de nuestra Constitución establece la responsabilidad por los actos del Presidente de la República; la obligación a procurar los derechos y garantías de los derechos y libertades de los venezolanos, así como la independencia, integridad, soberanía del territorio y defensa de la República. Es decir, que los he- chos que motivan esta solicitud forman parte de los deberes que el Presidente de la República debe salvaguardar.


El artículo 327 de nuestra Constitución Nacional vigente, establece la atención prioritaria de las fronteras y la aplicación de los principios de seguridad de la Nación. Igualmente la Constitución establece que la jurisdicción penal militar es parte integrante del Poder Judicial y que su competencia se limita a los delitos de naturaleza militar, y que dicho ámbito de competencia, organización y modalidades de funcionamiento se regirán por el sistema acusatorio y de acuerdo al Código Orgánico de Justicia Militar.


En nuestra legislación se encuentra vigente el Código de Justicia Militar el cual en su artículo 11 expresa: "Las investigaciones de los orígenes y demás circunstancias de las infrac- ciones militares y su procedimiento son obligatorios e imprescindibles". Igualmente dicho Código en su artículo 6 expresa que "Nadie puede ser enjuiciado militarmente sino por los hechos calificados y penados por este Código... ". Y respecto a los procedimientos por delitos establecidos en este Código el artículo 22 del mismo establece que "Los procedimientos en los juicios militares son ordinarios o extraordinarios, según se los lleve a cabo en tiempo de paz, o en estado de guerra o de suspensión de garantías".


Respecto a los estados de guerra el artículo 56 del Código de Justicia Militar expresa: "Se entenderá que haya estado de guerra a los efectos de este Título y del Título VIII: Cuando haya sido declarada; Cuando la guerra exista de hecho, aunque no hubiese sido precedida por la declaración oficial de guerra."


En nuestro país existe la "guerra de hecho", puesto que se han creado zonas denominadas Teatros de Operaciones mil- itares, los cuales se instalan con motivo de existir una situación de peligro inminente y constante de la región por ataques continuos y sostenidos de un enemigo. Esto es doctrina aceptada comúnmente en nuestros tribunales, por lo que aquellos deli- tos que requiriesen la situación de guerra para poder encausar- los podrán ser encuadrados como tales cuando los mismos impliquen al enemigo declarado en estos Teatros de Operaciones militares.


Según el artículo 123 del Código de Justicia Militar la jurisdicción militar comprende, entre otros, el territorio vene- zolano, las infracciones militares cometidas por militares o civiles y todos los casos de infracción penal que este Código determine.
Igualmente dicho Código en su artículo 464, numerales 1, 2, 15, 18 y 20, expone los delitos que son considerados como de traición a la Patria y encuadrados en la presente denuncia:


1.- "Formar parte de las fuerzas del enemigo". De acuerdo a lo expuesto en la relación de los hechos, el Presidente Chávez pertenecería a la misma organización a la que también pertenecen las FARC y el ELN (Foro de São Paulo).


2.- "Facilitar al enemigo exterior la entrada a la República o en cualquier forma el progreso de sus armas". Según lo expuesto en la relación de los hechos, el Presidente Chávez ofreció asilo y protección a los guerrilleros colombianos, lo cual, en efecto, significa "facilitar al enemigo exterior la entrada a la República".


15.- "Divulgar noticias que infundan pánico, desaliento o desorden en los buques o tropas, aún cuando sean verdaderas, siempre que se haya resuelto mantenerlas reservadas, o que tiendan a fomentar la dispersión de las tropas frente al enemigo, o ejecutar cualquier acto que pueda producir iguales consecuencias". Cuando el Presidente Chávez declaró que "cerraría las puertas a la guerrilla", implicó que hasta ese mo- mento mantenía una actitud amigable, lo cual genera confusión y desaliento en las tropas venezolanas que luchan y ofrendan su vida en los Teatros de Operaciones creados pre- cisamente para combatir a la subversión colombiana.
18.- "Servir de espía al enemigo u ocultar, hacer ocultar o poner a salvo a un espía o agente enemigo, si se conoce su condición". Dar asilo a un guerrillero colombiano, como ofreció públicamente el Presidente Chávez, significa, en efecto, "poner a salvo a un agente enemigo".
20.- "Proporcionar al enemigo medios de hostilizar a la Nación o restar a ésta medios de defensa". Tal como se expuso en la relación de los hechos, el comandante Urdaneta denunció que se le había ordenado entregar recursos financieros a la guerrilla y, adicionalmente, que el Presidente Chávez "siempre quiso entregarles armas a los subversivos colombianos", lo cual, de comprobarse su veracidad, sería justamente "proporcionar al enemigo medios de hostilizar a la Nación". En este contexto, cabe investigar la procedencia del arsenal de armas venezolanas incautadas en Colombia a la guerrilla.
Por todo lo antes expuesto es que solicitamos proceda a la investigación, formación de expediente y acusación que corresponda ante los Tribunales competentes.
Es justicia que solicito en Caracas a los veintisiete días del mes de julio de 2000.


–Carta abierta al Pueblo Colombiano– Existe un complot para derrocar a Uribe
Caracas, 25 de enero de 2005.- Les escribo de forma sincera y desinteresada para advertirles que en estos momentos se está ejecutando un plan para derrocar al Presidente Uribe y entregar el control de Colombia a Fidel Castro. Los hechos son los siguientes:
Las FARC y el ELN no son grupos autónomos, ni representan el interés de los colombianos; siguen directrices de una maquinaria internacional –el Foro de São Paulo– creada por Fidel Castro con el objetivo de tomar el poder en toda América Latina.


El Foro de São Paulo cuenta con una vasta red de apoyo continental, que incluye numerosos partidos políticos, sindi- catos, movimientos religiosos, movimientos indigenistas, gru- pos guerrilleros –entre ellos las FARC y el ELN– y medios de comunicación. En los últimos años, el Foro de São Paulo ha adquirido mucha fuerza y ha expandido sus operaciones, porque trabaja estrechamente con otra estructura interna- cional denominada el Foro Social Mundial..


La estrategia del Foro de São Paulo (FSP) consiste en tomar el poder por la vía electoral, en los países donde se lo permiten; y por la vía de las armas en donde no. A veces usan un método mixto: primero acosan a los gobiernos con conflictos fronterizos (caso colombiano), cuartelazos (caso peruano) o sublevaciones violentas (caso boliviano); y, una vez debilita- dos, los rematan con el mecanismo electoral.

La guerrillas colombianas se han convertido en un elemento clave de esta estrategia, porque el Foro de São Paulo las utiliza como brazo armado, centro de entrenamiento y fuente de financiamiento, para desestabilizar a los gobiernos democráticos de la región.


Dado que el gobierno colombiano ha logrado desmantelar la tercera parte de las FARC y el ELN, y amenaza con derrotarlas definitivamente, el Foro de São Paulo ha puesto en marcha un plan continental para derrocar al Presidente Álvaro Uribe. El plan consiste en, primero, realizar una campaña de desprestigio contra Uribe, con la participación de todos los miembros del FSP en América Latina, para debilitarlo políti- camente; y, segundo, usar a Venezuela como instrumento de choque contra el gobierno colombiano, para crearle una grave crisis interna, aunque el pueblo venezolano rechaza esta ma- niobra y no se prestará para un enfrentamiento estéril.


El próximo paso del Foro de São Paulo es tomar a Bolivia, donde el FSP apoya la candidatura de Evo Morales; y luego avanzar rápidamente hacia el sur, hasta controlar el con- tinente entero y ponerlo en manos del régimen cubano.


He considerado un deber de conciencia informarles de los peligros que los amenazan, para que puedan neutralizarlos. Me atrevo a recomendarles que no caigan en provocaciones y que sigan luchando valientemente contra la guerrilla.


Al hacerlo, no solamente defienden a su propia patria, sino el futuro de todos los latinoamericanos.


Carta abierta al pueblo ecuatoriano
Caracas, 6 de octubre de 2006.- En el año 1998, cansados de la corrupción y de los malos gobiernos, los venezolanos decidieron castigar a los partidos tradicionales votando por Hugo Chávez.


Pero en lugar de resolver los problemas nacionales, Chávez utilizó la Presidencia para acabar con las libertades, se- cuestrar los poderes públicos, perseguir ferozmente a sus opositores y, lo que es más triste, promover en toda América un modelo castro-comunista, contrario a la identidad del pueblo venezolano.


Les escribo, lleno de una gran preocupación, porque ustedes podrían cometer el mismo error con el candidato Rafael Correa.


Les aseguro que Correa no representa el interés de los ecuatorianos, sino el de una organización creada por Fidel Castro, denominada el Foro de São Paulo, y a la cual pertenecen Hugo Chávez, Evo Morales y las FARC colombianas.


De ganar las elecciones, Ecuador dejará de ser un país libre y soberano. Agentes cubanos y venezolanos tomarán el control de las instituciones, como está ocurriendo ya en Bolivia.

Correa acabará con la democracia e impondrá una dictadura totalitaria, utilizando como herramienta la convocatoria a una Asamblea Constituyente.


El mecanismo funciona de la siguiente manera: Primero, la Constituyente se declara "originaria" y "plenipotenciaria". Luego, disuelve los poderes legítimamente constituidos, como el Congreso y la Corte Suprema de Justicia. Después, la Constituyente los cambia por nuevos funcionarios, sumisos al Poder Ejecutivo. Y finalmente, toma control del organismo electoral, para cometer fraude y reelegir al Preidente indefinidamente.


Este perverso libreto –escrito en Cuba y financiado con abundantes petrodólares venezolanos– ha sido aplicado en Venezuela en 1999 y está actualmente desarrollándose en Bolivia. Afortunadamente, ustedes todavía están a tiempo de im- pedirlo.


Les hago estos señalamientos, a pesar de ser extranjero, porque considero un deber de conciencia evitarles la triste experiencia que hemos vivido en Venezuela. ¡No cometan el mismo error! ¡No voten basándose en el castigo! Porque luego lamentarán profundamente su equivocación, como nos ocurre a nosotros.


Me despido deseándoles el mejor de los éxitos en su fu- turo cercano y enviándoles mis más sinceros sentimientos de aprecio y solidaridad.


Arte clásico y buen gobierno
Otras obras del autor
Febrero de 2008
Arte clásico y buen gobierno establece una relación entre la cultura prevaleciente y la capacidad de una nación para enfrentar eficazmente el totalitarismo. Según el autor, la concepción materialista que predomina actualmente perjudica a la sociedad porque, si no existen principios y valores superiores a nuestra existencia mortal, ¿para qué arriesgarse a luchar? Haciendo una interpretación fascinante de las obras de grandes artistas –como Dante, Shakespeare, Schiller, Cervantes, Verdi, Beethoven y Mozart– el autor muestra que el arte clásico comunica valores trascendentes que la sociedad moderna necesita recuperar, para enfrentar exi- tosamente las diversas amenazas que la asechan.


El Continente de la Esperanza
Abril de 2006 – Primera edición en español
Julio de 2006 – Edición en portugués
Septiembre de 2006 – Edición en inglés
El Continente de la Esperanza expone, a través de una descripción espeluznante, los verdaderos planes de la izquierda iberoamericana. Al principio, el lector experimenta un dolor que desgarra, por lo que pudiéramos ser y no somos; pero luego surge la esperanza, al conocer una propuesta de desarrollo que integra temas aparentemente inconexos, como la historia, la economía, la creatividad, la identidad y la moral. Finalmente, señala un camino fascinante para acabar con la pobreza y para llevar a cabo un renacimiento económico, moral y cultural en Iberoamérica.
350 - Cómo salvar a Venezuela del castro-comunismo
Junio de 2005.
El libro 350 es un relato personal, crítico y descarnado sobre los desaciertos en la lucha opositora en Venezuela por sacar a Hugo Chávez del poder. Atrapa al lector desde la primera página, toca la conciencia, llama a la reflexión y propone un camino valiente, que sorprende por lo directo y lo sencillo.


Fuerza Productiva
Julio de 2001. No 11.
Una filosofía para el desarrollo de Venezuela.
El Gobierno se quita la máscara.
A nuestras Fuerzas Armadas Nacionales.
Suenan las cacerolas contra el totalitarismo.
Una alianza entre pobres y ricos para la salvación de la nación. Shakespeare: Nobles y súbditos unidos para salvar la nación. Schiller: Ennoblecer el alma para vencer la tiranía.


Fuerza Productiva
Abril de 2001. No 10.
Avanza la cubanización a "paso de vencedores". Obras de infraestructura para combatir la recesión. Pedro Manuel Arcaya y la crisis de los años 30.
Fuerza Productiva
Enero de 2001. No 9.
¿Un Plan Educativo hecho en Cuba? Hamilton y la defensa de la industria nacional. Santo Tomás Moro, ejemplo para los políticos.


Fuerza Productiva
Octubre-Noviembre de 2000. No 8.
Convertir el Plan Colombia en un Plan Marshall. El posmodernismo y la parálisis de la sociedad. La gesta heroica de Alcázar de Toledo.


Fuerza Productiva
Julio-Agosto de 2000. No 7.
Paralelismos con la Guerra Civil Española.
Radiografía del Foro de São Paulo.
Análisis de la Política Económica del Foro de São Paulo.


Fuerza Productiva
Mayo-Junio de 2000. No 6.
La cruda verdad sobre la globalización
Elecar: Por querer globalizarse quedaron globalizados. La globalización nos genera desempleo.
¿Qué es el Foro de São Paulo?


Fuerza Productiva
Marzo-Abril de 2000. No 5.
Marxismo y liberalismo dos caras de una misma moneda. Cómo resolver el problema de la vivienda.
No es posible ser bolivariano y marxista.


Fuerza Productiva
Enero-Febrero de 2000. No 4.
El Plan Vargas de reconstrucción y desarrollo nacional. La tragedia como ultimátum.
El Plan Marshall de 1947.
¿Por qué Venezuela da tumbos desde hace 200 años? José María Vargas


Fuerza Productiva
Noviembre-Diciembre de 1999. No 3.
El milagro económico de Henry Carey. Lineamientos macroeconómicos para el desarrollo. ¿Cómo lograr la integración Iberoamericana?
¿Es compatible la ciencia con la fe católica?
 

Fuerza Productiva
Septiembre-Octubre de 1999. No 2.
La ciencia y la moral: motores de la economía
Benjamín Franklin refuta teorías económicas modernas. Llamado urgente a la clase media: ¿Cómo evitar una nueva Guerra Federal?
Fermín Toro quiso evitar la guerra reactivando la economía.


Fuerza Productiva
Junio-Julio de 1999. No 1.
Cómo hacer un programa económico exitoso.
Cómo Roosevelt salvó a los EE.UU. del colapso económico. Federico List: padre de la Economía Nacional.
Concepción católica de la propiedad.
El Plan del Foro de São Paulo para Conquistar Venezuela
Noviembre de 1998
Hagamos de Venezuela una Potencia Industrial
Julio de 1998